puente

México ha cambiado, no lo podemos negar, y ese cambio también se siente en Nuevo León, no se puede negar lo evidente. Aunque Enrique Peña Nieto no le caiga bien a muchos, sí debemos aceptar que en el país se están generando cambios, aunque hay excepciones como Michoacán, Veracruz y Tamaulipas.

No fue magia, ni suerte, simplemente se trata de estrategia. Y si bien hemos notado una ola de paz en el Estado, las autoridades del Gobierno de Nuevo León también han exagerado en ocultar ciertos casos que son muy evidentes. Porque una cosa es que bajen algunos delitos, y que ya no tengamos 10 balaceras diarias a plena luz del día, pero algunos mandos están empeñados en que aquí no pasa absolutamente nada malo.

Con esa negación, las autoridades estatales lo único que están provocando es que despierte el sospechosismo ciudadano, no es lo mismo aceptar que se ha registrado un gran cambio a querer pintar nubes rosas. Cuando se presenten casos de ejecuciones las autoridades deberían aceptar las cosas tal cual son, creo que con eso se podría recuperar la confianza.

Rodrigo Medina y su gente también deberían de aceptar el gran cáncer que sufre Nuevo León: La extorsión. No podemos negar que muchísimos negocios han cerrado por estos “cobros de piso”, en lugar de negarlo deberían ponerse a trabajar y realmente luchar porque se genere una paz total en el Estado.

Lamentablemente en lugar de ponerse a trabajar en estos puntos importantes, algunos se la pasan anunciándose en la TV, gastando millones de pesos en publicidad, en lugar de invertir en proyectos que sí den beneficio a la ciudadanía. Es que de verdad aturden con tantos comerciales donde presumen obras que nada más han fastidiado al ciudadano, por ejemplo la fallida y tardía Ecovía, que costó millones, que no es ni ecológica ni económica y que ha colapsado la vialidad.

Yo les recuerdo a nuestros gobernantes que somos una sociedad más despierta, que cada día cuestiona y critica, pero que también castiga. No todos van a aceptar un lonche o un antibacterial, y no todos se van a apantallar con candidatos bailando y sonriendo falsamente. En el 2015 muchos pasarán la factura, y ese día entonces se darán cuenta del gran cambio social que se está generando en Nuevo León, en gran parte provocado por la libertad y transparencia de las redes sociales.

¿Qué les cuesta ponerse a trabajar? Ya habrá tiempo para sus campañas, pero hoy es hoy y tienen que entenderlo. Sí, apenas estamos a febrero del 2014 pero las cosas están que arden en la política, porque desde hace mucho tiempo algunos persiguen el sueño del 2015, llevan años planeando sus jugadas, utilizando recursos para comprar reflectores y conseguir adeptos. Pero la gente no es tonta, ya no es tan sencillo como antes.

Y hace unos días ensuciaron la ciudad colgando mantas, como si en Monterrey no tuviéramos malos recuerdos por las famosas narcomantas que aparecían con frecuencia y que aterraban a la ciudadanía. Aquí no necesitamos héroes bailadores ni heroínas fake, esos personajes no podrán “salvar” a Nuevo León ni de chiste, porque a como han “trabajado” nos podemos dar cuenta que sólo son unos enfermos de poder que se suman a la larga lista.

¿Quién podrá salvar a Nuevo León? Pues esos malos o pseudo políticos no, definitivamente no, ya que sólo contribuirían a que se presentaran más casos de abuso de poder, nos endeudarían hasta las nubes, crecería la corrupción y por supuesto también la inseguridad. Los únicos héroes, los únicos que podemos salvar a nuestro Estado somos nosotros, los ciudadanos que sí tenemos memoria.

AnaRent
@AnaRent

@RegiandoCom