No sé por qué algunos se sorprenden, será tal vez que tenían esperanza de que él fuera diferente, probablemente creían que sería un buen gobernante, quizá soñaban que era un verdadero cambio, pero tristemente para ellos, terminó siendo todo un fraude.

Jaime Rodríguez Calderón alias El Bronco nunca ocultó su intención de querer ser candidato a la Presidencia de México, incluso, antes de que se convirtiera en candidato a la Gubernatura de Nuevo León, ya lo mencionaba. Durante su campaña se dedicó a criticar a “los chapulines”, muy duro les reclamaba que cómo era posible que quisieran saltar de un cargo a otro mediante licencias, y miren cómo es la vida, ya es oficial que él mismo buscará una licencia para irse de presidencial.

Más de un millón de personas confiaron en Jaime y le dieron su voto, ellos lo hicieron Gobernador de Nuevo León, el primer independiente que llegaba al poder en México. El Bronco tuvo una oportunidad de oro, porque pudo haber hecho grandes cosas, porque pudo haber convencido a quienes no confiaban en él, porque pudo simplemente ponerse a trabajar, pero ocurrió todo lo contrario. A dos años de que dio arranque su administración, los resultados son NADA, no ha hecho nada, bueno, solo se la ha pasado viajando (y no sólo por México), se la ha pasado haciendo campaña, y buscando siempre dar declaraciones polémicas para aparecer en la prensa, y en muchas ocasiones, en su mayoría, ha llegado hasta a ofender con sus dichos, porque El Bronco no piensa lo que dice, y porque es insensible.

Y aunque más de un millón de personas votaron por él en Nuevo León, y decenas de medios nacionales e internacionales le aplaudieron su gracia, muchos ya sabíamos que El Bronco era puro teatro. Claro, a quienes desde antes de campaña lo criticamos, nos tacharon de todo, sin embargo teníamos razón y no nos equivocamos: Nuevo León está jodido gracias al show de Jaime y sus amigos.

Esos que criticamos a El Bronco ayer y hoy, seguiremos señalando que no es una persona que esté preparada para gobernar, porque si bien al principio lo dijimos por puro análisis y conocimiento, hoy simplemente comprobamos que estábamos en lo correcto. Y la cuestión es muy simple: Si no pudo con Nuevo León, menos va a poder con México.

Insisto, hoy hay muchos decepcionados, porque creían que Jaime Rodríguez no sería capaz de abandonar el barco, porque creían que era un hombre de palabra. El Bronco se va, pero lo peor del caso es que no va a renunciar, solo pedirá licencia para poder ir a hacer campaña, y cuando pierda después de hacer todo el ridículo que le sea posible, va a regresar, y aquí lo tendremos unos años más, o al menos es lo que tiene planeado… ¿La ciudadanía se lo va a permitir? Yo creo que los mexicanos ya no somos los mismos, no somos los mismos desde hace poco más de dos semanas, cuando nos dimos cuenta del verdadero poder que tenemos, porque estamos cansados, cansados de que crean que somos estúpidos.

Ana Rent
@AnaRent

@RegiandoCom