Recuerdos
Cuando estamos con los amigos es inevitable recordar nuestra infancia, sobre todo cuando estamos en una época muy cibernética y en donde el Internet y los juegos de video forman parte de nuestra vida cotidiana, y en donde no podemos evitar que el tiempo pase, pero lo que sí podemos es revivir lo que un día nos hizo feliz.

Cuantos de ustedes no recuerdan que los paseos de fin de semana de las familias regias eran de lo más divertidos, ir a la Alameda, en donde estaban los juegos Manzo, a la fuente de Cri Cri y al resbaladero gigante que estaba ahí, ir al cine al Rio 70, ¿se acuerdan?…

El tiempo transcurre inevitablemente pero lo que sí es seguro es que los niños de antes tenían una infancia más blanca, con menos problemas de los que tienen los niños de hoy en día, cuando de chicos jugamos en la calle al voto, a las cebollitas, a la cuerda, a la bebeleche, a las escondidas,  los niños al futbol, al beisbol, etc. Nos divertíamos y entreníamos con poco, sin mucho, era nuestra imaginación y nuestras ganas de jugar lo que nos permitía tener una tarde llena de diversión.

Se acuerdan del refresco Grapette de uva, que acompañábamos con un Gansito en las meriendas o lo llevábamos de lonche en el kínder, y los dulces riquísimos, se acuerdan de las Palelocas, de las Chocoletas Marza, de los dulcitos que eran de soda, de los pastelitos Flippy, de las Pizzerolas como olvidarlas.

Los juguetes de nuestra infancia eran menos complicados y nada llenos de tecnología, eran sencillos y divertidos, como la Avalancha, el Monstruo Elástico, los triciclos Apache, ¿se acuerdan?, las muñequitas lagrimitas de Lili Ledy, el anuncio era más o menos así, “Llora, llora, mueve sus manitas solo se conforma llevándola a pasear”, las muñequitas venían con sus accesorios, nada comparado con las muñecas de hoy en día, muy sexys ellas. Acuérdate de los visores rojos en donde podías ver imágenes de caricaturas, los divertidos juegos de mesa en donde cuando hacia frío nos pasábamos horas juagando en familia, los trollx que tenían el pelo de colores, los llaveritos que hacían sonidos, los Playmobil, los pizarrones mágicos, ah y a las niñas era inevitable regalarles un Hornito para hacer pastelitos y jugar a las comiditas con los trastecitos, también muchos de nosotros tuvimos es Espirógrafo que eran unas platillas para hacer divertidas figuras.

Para los más grandecitos llegó la tecnología con el Atari, claro nada comparado con los ingeniosos juegos de video de hoy en día pero que en esos tiempos era lo máximo que tuvieras uno en tu hogar, que tiempos llenos de recuerdos, sería imposible plasmarlos todos, pero con ésta probadita muchos de ustedes se transportaron a su infancia y recordaron los bellos recuerdos que los hizo felices.

Pronto volveremos a recordar en ésta sección, Vamos a Regiar.

Laurita Garza