Diego Santoy

Hoy, 2 de marzo se cumple el 6to. aniversario del brutal asesinato de los hermanitos Peña Coss, hace años la ciudad de Monterrey no estaba acostumbrada a ser escenario de actos tan violentos, aunque hoy ocurran a diario.

Fue hace seis años cuando el joven Diego Santoy Riveroll fue acusado de matar a navajazos al pequeño Erick de 7 años, de estrangular y dar muerte a la bebé María Fernanda de tan solo 3 años, así como de herir a su novia Ericka, sin dejar de mencionar el secuestro de Katty, la empleada doméstica y del robo de un auto.

La sociedad estaba impactada, por supuesto los medios de comunicación locales de inmediato comenzaron a manipular la historia, de principio y aunque habían pasado pocas horas del asesinato de los dos menores, se indicó a los regios quién era el culpable, no había duda, el asesino era Diego, nadie dudo de la víctima sobreviviente, Ericka, hasta después.

La noticia del doble infanticidio era la nota del día, que decir del día más bien de la semana, misma que a las pocas horas de registrada se convirtiera también en el tema de noticieros nacionales. Pocos saben, que antes de que las autoridades llegaran a la casa donde los hermanitos habían sido asesinados, y por supuesto horas antes de que noticieros locales cubrieran el hecho, se hicieron presentes en el lugar varios comunicadores de la empresa Multimedios Televisión, ellos se encargaron de dar el “respaldo” necesario a la madre de los pequeñitos.

El hecho violento ocurrió en la calle Monte Casino #2909 del segundo sector de Cumbres, domicilio de Tere Coss, madre de los niños y conductora de televisión de la sección de horóscopos de un programa matutino transmitido por Multimedios. Ella se encontraba fuera de la ciudad cuando ocurrió la tragedia que estremeció a la sociedad regiomontana.

Según las versiones, Diego Santoy Riveroll, ex novio de Ericka Peña Coss, se introdujo a la casa cerca de las 4 de la mañana, para asesinar a los pequeños, herir a su ex novia y secuestrar a la muchacha de servicio.

Lo ocurrido en la casa de la conductora y astróloga Tere Coss, continúa siendo un gran misterio, aún y cuando ya haya sido sentenciado Diego Santoy, nadie sabe a ciencia cierta lo que realmente pasó. Por una parte el astrólogo Gonzalo Peña había vaticinado la tragedia que ocurriría en su familia, plasmando un relato en su página de Internet, la duda es que si lo sabía por qué no lo impidió. Por otra parte Ericka, quien Diego asegura que tuvo participación en la muerte de sus hermanitos, resulta herida por arma blanca cerca de la tráquea, por tanto le impedía dar declaraciones tanto al Ministerio Público como a la prensa, que para ella resultó una manera muy cómoda para que todos los medios y personas en general hiciéramos las conjeturas que quisiéramos, ya que Diego se encontraba prófugo en ése momento, y la policía se movilizó por toda la ciudad, girando comunicados con información y fotografías del joven universitario, a otros estados se les pedía su colaboración ya que Diego se trataba de un infanticida peligroso, logrando huir con ayuda de su hermano Mauricio, así llegó al estado de Oaxaca por donde ambos pretendían abandonar territorio mexicano para dirigirse a Guatemala, la cacería terminó la noche del 7 de marzo, la Policía Federal Preventiva del estado de Oaxaca en una revisión de automóviles detuvo a Diego y a su hermano Mauricio, esto en Salina Cruz.

Diego fue presentado y arraigado por las autoridades de Nuevo León, aceptando en ese momento su culpabilidad de los hechos, tomando su defensa la controversial abogada Raquenel Villanueva (Quien fue ejecutada hace poco tiempo). El caso daría un giro de 180 grados, Diego declaraba que no lo hizo solo, que Ericka Peña era su cómplice.
Entre diligencias y careos el caso se tornó en una novela de la vida real, en donde todos estábamos pendientes de nuevas declaraciones.

El 31 de marzo del 2006, Diego concluyó su arraigo y es trasladado al Centro de Reinserción Social en Cadereyta, es ahí donde lleva su proceso y en donde es sentenciado. A Diego, El Asesino de Cumbres como la prensa lo llamó, se le sentenció a 138 años y seis meses de condena.

Sin duda la historia para muchos no quedó aclarada, para la familia Peña Coss quedó resuelta, lo cierto es que Diego se encontrará tras las rejas el resto de su vida.

Diego en la actualidad se encuentra preso en el Penal de Cadereyta, se casó en las instalaciones del reclusorio y es padre un pequeño niño. Por su parte la familia Peña Coss vive fuera del país.

Laurita Garza

3 COMENTARIOS