Prensa Censurada

En plena celebración del Día Mundial de la Libertad de Prensa, es importante meditar sobre el tema en México, o al menos intentarlo. Será que se puede festejar cuando de todo el mundo, nuestro país es de los más peligrosos para ejercer el libre periodismo. Al menos en lo personal no lo podría celebrar cuando he sido testigo de muchísimos casos de censura.

Con tantas cadenas para ejercer realmente con libertad el periodismo, es hasta complicado sumergirse a la censura e identificar los tipos de censura que existen en nuestro país. Porque existen varios tipos, todo depende de quién te quiera censurar.

A diario, la censura se hace presente en las redacciones, se dice un “no” a noticias que merecen ser conocidas por los ciudadanos. Reporteros ya están acostumbrados a recibir negativas y que se tiren a la basura elaborados trabajos periodísticos. Mientras tanto, la gente ni se entera de las cosas que se tienen que pasar para que regularmente alguna noticia fuerte salga a la luz, aun aceptando sus consecuencias.

Los poderosos también están acostumbrados a que se cumpla con su voluntad, y es que aunque se presuma o se intente celebrar la libertad de prensa, en nuestro país eso no debe aplicar, al contrario, se debería utilizar esta celebración para realmente exigir que se nos deje cumplir con nuestra labor y que se tenga libertad para publicar información de vital importancia.

Lo más ridículo es cuando los mismos poderosos que censuran se pronuncian para unirse a la celebración de esta “libertad de prensa” que no se puede festejar en México, y no se puede porque todavía hay ejecuciones de periodistas, aún hay ataques contra medios de comunicación, y la censura es más común de lo que tú que estás leyendo te puedas imaginar.

Si bien, las redes sociales y los nuevos medios han servido para comunicar lo que en los medios tradicionales desde hace tiempo no se puede decir, la censura también ha llegado al mundo digital. Desde hace unos meses se han incrementado los casos de censura para con quien informa de situaciones un tanto incómodas para algunos, regularmente políticos o empresarios, y hasta delincuentes, que no quieren que se informe cierta cuestión.

Ojalá que un día (espero no muy lejano) se pueda ejercer con plena libertad el periodismo, y por supuesto que siempre esté presente la responsabilidad de informar con objetividad a la ciudadanía.

Eso sí, hay diferencia en el libertinaje y en la libertad, eso no se puede confundir. Y la lucha es por la verdadera libertad para informar.

Ana Rent
@AnaRent