jaime rodriguez y guillermo rentería

Los errores siempre traen consigo un costo, el cometido el día de ayer por parte de Jaime Rodríguez Calderón, al decir que “a las niñas gordas nadie las quiere” le dejó grandes pérdidas de imagen al mandatario, aunque en un vano intento de aclarar que no se refería precisamente al sobrepeso de las niñas el resultado fue aún peor, ya que según él se refería a las niñas embarazadas, dejándolo peor posicionado en la sociedad, total que nada pudo hacer para disminuir el deterioro de su imagen, no solo en Nuevo León, sino en todo México.

Ya muchos hemos criticado la manera que Jaime Rodríguez da sus discursos, los que generalmente se toma mínimo 30 minutos para divagar entre varios temas, los cuales casi siempre nada tienen que ver con el tema principal del evento al cual acude, esa táctica es de los políticos de rancho de la vieja guardia, los cuales hacían eso por no tener la capacidad de retención para expresar sus discursos.

Jaime Rodríguez ha dejado muy en claro para algunos que no tiene la capacidad intelectual para ser Gobernador de Nuevo León, pero otros como un servidor creemos que todas esas declaraciones sin sentido que suele dar son parte de un plan estratégico, mismo que le da publicidad y lo coloca en el conocimiento general de la población con un nulo costo económico en todo el País, es decir, que sin importar las burradas que diga, Jaime provoca la polémica para darse a conocer en todo México completamente gratis, es decir, sin pagar publicidad.

El mandatario y su asesor de marketing, Guillermo Rentería, son de los que creen lo dicho por el escritor Oscar Wilde, quien decía: “la única cosa peor que hablen de nosotros, es que no hablen de nosotros” como muchos sabemos el deseo principal de Jaime Rodríguez es llegar a la Presidencia de la República, y el mejor método de llegar a la mayor población de México es mediante escándalos mediáticos.

Y esa ha sido la estrategia que ha mantenido Jaime y su querido amigo, durante estos casi nueve meses que lleva como mandatario, ya que estamos hablando de “mayates” muchos se preguntan por qué Jaime el día de ayer mencionó durante su discurso de las “niñas gordas” que no tenía “mayate”, comúnmente el “mayate” se le conoce al escarabajo de color verde brillante, al que muchos cuando éramos niños amarrábamos con un hilo para jugar con el “mayate” pero también entre la raza se le dice “mayate” a aquel sujeto que siempre anda pegado a otro sujeto (piense lo que guste), es decir, al hombre que siempre acompaña a otro hombre a donde quiera que este vaya, la duda es por qué Jaime sacó ese tema, lo que podría ser es que las malas lenguas ya le andan achacando algún escandalillo.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom