CongresoLlegamos al 2013, casi llevamos un mes de este nuevo año y la verdad he meditado sobre el siguiente asunto, incluso lo he platicado con varias personas y hemos coincidido: Los políticos se hacen más descarados conforme pasan los días en el poder.

¿Por qué? Es simplemente increíble que el descaro en los políticos cada vez sea más y más, el mismo es visible en sus acciones y dichos. Se nota que a muchos no les importa ya su imagen que antes al menos intentaban cuidar.

No digo que todos sean igual, por supuesto que no. Todos hemos reconocido a los pocos pero buenos políticos que existen en Nuevo León. Y de los malos, para qué digo nombres, quién soy yo para decir nombres, al final de cuentas sabemos perfectamente quiénes se burlan de los ciudadanos.

He tenido la oportunidad de conocer a varios políticos personalmente, claro que eran diferentes, ahora piensan y actúan de otra manera. El poder enferma, eso es evidente, además de que es muy claro cómo a algunos los ha absorbido hasta el punto de llegar a tornarse en lo que ellos mismos tachaban de inaceptable. El poder corrompe, nos hemos dado cuenta que en pocos meses ellos han visto de rosa lo que evidentemente es negro.

Ya si los políticos están enojados con quienes no votaron por ellos, pues bueno, pero al menos que sean agradecidos con los personas que sí confiaron y que sí les dieron el voto, al menos que hagan algo bien para ellos, pero ya ni eso porque piensan que el poder es eterno.

Muchos, dicen que si vamos a criticar tenemos que dar propuestas, si bien eso nos convierte en mejores ciudadanos pero… Perdón, a algunos les pagan por proponer y solucionar, esos solo terminan beneficiándose a ellos mismos, y luego tienen el descaro de decirle a los que critican: “Propongan”.

¿Se han dado cuenta como el descaro en algunos no tiene límite?, hasta parece que se graduaron con honores en la materia de cinismo, tan buenas personas que se veían. A ellos, ya no les importa si el ciudadano promedio les cree o no, porque les da igual y al final salen ganando.

La evidencia es amplia y quien no se quiere dar cuenta de que en Nuevo León abundan los políticos cínicos, es porque vive como ellos en un mundo rosa o ya de plano también se ven beneficiados de alguna forma.

¿No están realmente cansados de cómo han destruido nuestra tierra? Espero, que en unos años no se nos olvide y hagamos algo para que desde un principio tengamos buenos candidatos, por supuesto que esos sí tengan principios.

Ana Rent