roberto flores casa

Es una vil mentira ese viejo dicho que reza así: Lo que pasa en las Vegas, se queda en Las Vegas, y si no me creen pregúntele al Procurador Roberto “Cheques” Flores Treviño, y es que con la ventaneada que le dio la Revista Proceso al dejar al descubierto no uno, ni dos, sino TRES procesos por haber girado cheques sin fondo a diferentes casinos de Las Vegas, Nevada.

De por sí ya existían dudas en gran parte de la población por las acusaciones de portación de armas en contra del todavía Procurador de Justicia, y además por el audio que se filtró en donde demostraba su influyentísimo aun antes de ganar Jaime Rodríguez Calderón, pero que Roberto Flores haya sido un delincuente reincidente en Estados Unidos es muy preocupante.

Aquí hay varios puntos muy importantes que tomar en cuenta, uno, el que haya girado cheques a sabiendas que no tenían fondo, dos, el haber girado cheques sin fondo a casinos, tres, el haber ocultado esos delitos cuando compareció ante los Diputados Locales, cuatro, la Procuraduría de Justicia de Nuevo León está en manos de una persona inestable, ya que la ludopatía es una enfermedad.

El haber girado cheques sin fondo a conciencia plena, demuestra la falta de responsabilidad del Procurador, ya que esos hechos fueron en los años de 1999, 2006 y 2011, en esa época Roberto Flores, justo en su primera caída, tenía ya 35 años de edad, es decir, ya era todo un adulto, casado y con hijos, pero la última vez que giro cheques tenía 47 años, ósea ya sabía perfecto lo que hacía, en pocas palabras, era mañoso para los cheques sin fondo.

Por otro lado, el habérsela jugado (literalmente) intentando fregar a los casinos, demuestra una muy clara urgencia por apostar, lo cual no va con el perfil de quien PROCURA LA JUSTICIA en Nuevo León, ósea tener la osadía de expedir cheques sin fondo a un casino no demuestra agallas, sino más bien deja al descubierto a una persona con un criterio muy pequeño.

Además, el haber dejado a un lado estos actos delincuenciales aquel siete de octubre cuando compareció ante los Diputados Locales y aseguraba que no solo había tenido un asunto en el año de 1992 cuando lo detuvieron armado, es claro que no mintió, pero sí omitió esos cargos en Estados Unidos, lo cual lo deja como una persona poco confiable.

Pero el asunto más grave es la obvia ludopatía que el Procurador pudiera tener, y es que nadie en su sano juicio se atreve a llegar tan lejos de girar cheques sin fondos a unos casinos con tal de seguir apostando, no es posible que la Procuraduría de Justicia esté en manos de una persona que pudiera tener una inestabilidad mental, ya que la ludopatía es una serie de trastornos psicológicos, los cuales lleva a sus víctimas a cometer cualquier clase de ilegalidades con tal de seguir jugando.

La ludopatía es un trastorno psicológico muy difícil de curar, y por las cantidades del cheque sin fondos que Roberto Flores giro el 9 de noviembre del 2011 que fue por la cantidad de 26 mil 507.50 dólares al casino Wynn LV & Hotel, deja muy en claro el tamaño de la enfermedad que pudiera tener.

Roberto Flores subió un video a su Facebook, en el cual con una brutal tranquilidad (otros le llamarían cinismo) minimiza la situación asegurando que se trata de un golpeteo político, además de cambiar el punto principal, asegurando que la Revista Proceso dice que él debía dinero, dejando a un lado que giro cheques sin fondos, acepta que debía una “lanita” y la cual pagó antes de ser Procurador.

Según Roberto Flores en su aclaración afirma que es normal que todos debamos dinero, tratando de querer dejar ese asunto como una deuda “normal” o común y corriente, nunca menciona que giro cheques sin fondo, lo cual demuestra un síntoma de cualquier ludópata, no aceptar su enfermedad y minimizar la manera en la que se consigue el dinero para seguir jugando.

Esto es algo muy serio que Jaime Rodríguez Calderón no puede dejar pasar, ni los Diputados Locales tampoco, ya que no es correcto que la Procuraduría este en esas manos.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom