De mal en peor estamos en Nuevo León con Jaime Rodríguez Calderón, el mandatario del Estado ya está fuera de control, su cortinitas de humo para cubrir su inacción de GOBERNAR han llegado al límite, algunos advertimos desde la campaña que ésto pasaría, era algo muy visible, pero muchos nos juzgaron de estar locos o ser priístas o panistas, más bien, somos REALISTAS, hoy en día estamos sufriendo todos los nuevoleoneses por la falta de capacidad de Jaime, y por su obsesión de llegar a ser candidato a la Presidencia para quitarle votos a Andrés Manuel López Obrador, y así quedar como el “salvador” de México, esto, nos está costando demasiado, la inseguridad es el principal resultado de la distracción de Jaime.

Muchos temas ha puesto en la mesa de la polémica el mandatario, todos y cada uno de ellos han logrado su objetivo, distraer al ciudadano, todos hemos sido cómplices involuntarios de Jaime, pero ésto tiene que parar, si los Diputados no hacen nada para poner orden, entonces estamos más jodidos que antes.

Jaime Rodríguez no hará nada por Nuevo León, la poca esperanza que algunos tenían en él, ha desaparecido, cada día que pasa Jaime sigue recolectando detractores, los pocos que lo adulan son simplemente empleados del Estado, ni en los medios de comunicación, ni en las redes sociales, ni en los cafés políticos, ni en las reuniones familiares o de amigos se escuchan buenas críticas hacia el mandatario, ya nadie cree en el personaje del “bronco” no hay esperanza, no hay futuro para Nuevo León, éste sexenio o trieño será el más triste de la historia del Estado.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom