Hace un par de años Miguel Bernardo Treviño de Hoyos era bien visto por algún sector de la sociedad, pero hubo dos situaciones que lo bajaron de nivel y que lo han llevado al descrédito sampetrino, el primero de ellos fue el usar las plataformas ciudadanas solo para atacar a la clase política, y así poder darle el auge a su queridísima amiga Lorenia Canavati, ésto con el fin de posicionarla como la salvadora de San Pedro en las pasadas elecciones, y el otro asunto que lo llevó a ser la comidilla y burla de los sampetrinos, fue su efímero paso por el Gobierno de Jaime Rodríguez, su chamba como Jefe de la Oficina del Gobernador y que a propósito, fue uno de los pagos al periódico El Norte de parte de Jaime por la ayuda en las elecciones,  pudo haber sido utilizada para beneficiar la agenda ciudadana que tanto pregonaba cuando Miguel Bernardo estaba en las diversas plataformas ciudadanas.

Fueron cuatro meses en los que Miguel Treviño tuvo la oportunidad de oro de hacer algo por el bien común, pero no, no fue así, al contrario el señor se dedicó a grillar y a defender a Jaime de sus acciones que iban en detrimento de los que más necesitan, me refiero aquella vez que Jaime quitó el beneficio del metro gratis los domingos, y de inmediato en redes sociales salió Miguel Bernardo a defender la decisión de su jefe, en ese momento el que hoy de nueva cuenta se proclama el paladín ciudadano, se le olvidó el verdadero motivo de las plataformas ciudadanas, defender a la ciudadanía, igualmente en el Gobierno del Estado tuvo la oportunidad de hacer algo, pero no, se rajó y se echó pa´ tras, sacándole la vuelta a la responsabilidad moral que tenía como “ciudadano”.

Éste señor tiene de independiente lo que yo tengo de astronauta, el día de ayer Miguel Bernardo Treviño aseguró que va en busca de la Alcaldía de San Pedro, obligando a su queridísima amiga Lorenia a declinar por él, alegando ésta que prefiere darse tiempo para asuntos personales, la realidad es que ella se dio cuenta que los sampetrinos están decepcionados por su nulo desempeño en la administración de Jaime, ya que NO hizo nada para empoderar al ciudadano en ésta administración, vaya pues, fracasó rotundamente en su aventura bronca, y lo peor del caso es que se vio muy mal al seguirle los pasos a su jefe Fernando Elizondo, renunciando sin haber logrado algo para el bien común, otro punto que tenemos que recordar, es que Miguel Bernardo Treviño, le es fiel a los dueños del periódico El Norte, por lo que de ganar la alcaldía, sería Alejandro Junco de la Vega quien mandaría en San Pedro, y de ser así imagínese todas las calles que compraría.

Pero lo más importante de todo, es que ya vivimos en carne propia lo que es tener a un “independiente” con poder, por obligación moral debemos de aprender de los errores cometidos por confiar en aquellos que se dicen no ser políticos, pero que realmente lo político hasta en la sangre lo traen, ya muchos estamos curados de espanto, así que no se deje sorprender por aquellos que venden espejitos, lo repito, el engaño ya lo estamos viviendo con el inútil de Jaime Rodríguez, que no ha hecho absolutamente nada, y tomemos en cuenta algo súper importante, que bien que mal, el PAN en San Pedro ha logrado mantener un municipio tranquilo, independientemente de algunos eventos delincuenciales que hemos visto, aún se pude vivir tranquilo, así que como la historia nos ha demostrado, no todos los cambios son buenos, así que usted sampetrino decidirá si se la juega a perder lo más valioso que tiene San Pedro, su paz para vivir.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom