palacio de gobierno en Nuevo LeónLa lucha por el 2015 no ha comenzado oficialmente, pero los partidos ya preparan sus estrategias de campañas negras para sus contrincantes, tristemente ningún partido ha sabido sobresalir con campañas positivas, es decir, hacer las cosas como deben de ser, gobernar con rectitud, ver por el bien ciudadano, no tapar las marranadas que cometen algunos funcionarios, etcétera.

Si los partidos hicieran las cosas correctamente no habría necesidad de contraatacar, ya que las cosas buenas SIEMPRE sobresalen de lo malo, actualmente la mayoría de los políticos tienen que andarse cuidando de lo que hacen o dicen, para no ser criticados o peor aun atacados políticamente.

Los nuevoleoneses no nos merecemos ésta clase de política, una política barata, de pueblo, de rancho, somos un Estado muy importante como para ser tema nacional de las estupideces que cometen los políticos de Nuevo León, NO merecemos ésta clase de atención nacional, queremos que todos nos vean como un Estado luchón, trabajador, emprendedor, el Estado que nuestros padres y abuelos nos dejaron, y el cual nosotros con nuestra omisión estamos contribuyendo a que se lo lleve el carajo.

Muchos ciudadanos toman como pretexto que los políticos hacen lo que les pega en gana, porque aseguran que estos no escuchan a nadie, y en parte tienen razón ya que nosotros mismos los hemos dejado hacer lo que quieran, el remedio para volver a tener autoridad sobre los políticos es ponerlos en cintura cada vez que tengamos la oportunidad, ya sea que los veas en un restaurante, por la calle, en las redes sociales, hay que decirles sus verdades, existen muchas anécdotas de cómo en las generaciones pasadas lo hacían, los encaraban y les marcaban sus errores, podríamos volver a tomar esas medidas, y eso que en esa época no había Twitter o Facebook, ahora es más sencillo.

Pero sobre todo un punto muy importante y que NO debemos olvidar, es que hay que meditar a quién queremos como nuestro representante, ya sea gobernador, alcalde, diputado, senador, tenemos que investigar un poco de qué clase de persona se trata, no podemos irnos con el marketing que manejan, no importa el partido, lo importante es que el político por quien votemos, vea por los intereses del pueblo y no por los de su partido y los de él mismo.

Hay que recordar que sus sueldos los pagamos nosotros, y que también nosotros somos culpables de los lujos y excentricidades que muchos tienen, si no hacemos valer nuestros derechos y nuestro voto, seguiremos estancados y nos convetiremos en conformistas de un gobierno que solo nos utilizó para sus interéses.

Bernardo Reyes
@RegiandoCom