Muy penoso el caso de Jaime Rodríguez Calderón, aunque ya lo sabíamos no nos deja de sorprender el tan bajo número de votos que recaudó el independiente en Nuevo León, hasta ésta hora, el mandatario lleva reunidos en todo México 2 millones 339,431 votos de un total de 45 millones de votos, y con el 93 por ciento de actas contabilizadas, en Nuevo León, Jaime lleva 261,263 votos registrados, cifra que deja muy en claro el desprecio hacia su administración por parte de los nuevoleoneses, ya que en la elección para Gobernador logró la gran cantidad de 1 millón 020,552, estamos hablando que ahora sólo reunió el 25 por ciento de votos de nuevoleoneses que ya había ganado con anterioridad, repito, es penoso ya que Jaime tuvo una oportunidad que muy pocos mexicanos tienen, y me refiero a ser Gobernador de éste gran Estado, él pudo hacer bien su trabajo durante los dos primeros años, eso le hubiese dado más posibilidades de convencer a más mexicanos y así llegar a la Presidencia de México.

Jaime vuelve de su fallida aventura con un claro desprecio ciudadano, conociéndolo como es de soberbio, es muy fácil adivinar que no hará nada trascendental por el Estado, seguirá “gobernando” a través de sus allegados, ya que después de ser un “alma libre” no creo que quiera estar encerrado en una oficina, estoy seguro que durante éste tiempo que le queda, en la Gubernatura claro, seguirá haciendo campaña para la próxima elección, así que si usted es de los que esperan algo bueno de ésta administración lamentó informarle que no será así, Jaime es muy predecible, un servidor les advirtió con mucho tiempo de antelación todo lo que él haría, les dije que no haría nada por el Estado ya que se dedicaría a hacer campaña para llegar a ser candidato Presidencial, y ésto se los dije antes de la elección del 2015, también les advertí que no ganaría ya que solo sería un peón del sistema para “golpear” (engrandecer) a Andrés Manuel López Obrador, resultados que hoy estamos viviendo.

Tristemente Jaime es solo un empleado del Gobierno Federal, que supo aprovechar las payasadas de éste para mantener al electorado entretenido, su popularidad está por los suelos, hay quienes sugieren una reconciliación de Jaime con la sociedad, pero eso jamás pasará, el desprecio por su mal trabajo también se esparció hacia su gente más cercana que también contendió en ésta elección, ninguno de sus allegados ganó nada, bueno, a excepción de Carlos Guevara que ganó OBVIAMENTE el municipio de García, pero de ahí pal real nada, es muy claro el distanciamiento entre el ejecutivo y la sociedad civil así que no veremos a un Jaime haciendo el bien por Nuevo León.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom