Jaime Rodríguez Calderón está imparable, pero no crea que está imparable haciendo cosas por Nuevo León, cosa que en la practica debería de ser así, pero bueno, la realidad es que Jaime anda promocionándose por donde sea, en el metro, en sus redes sociales oficiales, en eventos del Gobierno, el mandatario y suspirante presidencial le anda valiendo un kilo de cacahuates cruzar la delgada línea de ser “Gobernador” y ser suspirante, ya que él sabe perfecto que cuenta con la venia del Presidente Enrique Peña Nieto y por ende la tolerancia del Instituto Nacional Electoral (INE) para pasarse las reglas del juego por el arco del triunfo, muchos pensarán que esto le ha funcionado a Jaime para poder consagrarse como el mejor suspirante “independiente” pero no, la realidad es otra, las cifras mostradas por el INE de las firmas recaudadas por todos los que buscan ser candidatos, dejan ver la penosa realidad de Jaime Rodríguez, y digo penosa porque está quemado el buen nombre de Nuevo León como cuna de líderes.

Hace un par de días el INE publicó el total de firmas recaudadas por los suspirantes, quedando en cuarto lugar Jaime Rodríguez, el cual hasta el corte del 23 de octubre llevaba la ridícula cantidad de 2,663 firmas en todo México, quedando rebasado por la ex panista, Margarita Zavala, por la representante indígena, María de Jesús Patricio y por el ex perredista Armando Ríos Piter, ¡caray! dónde quedó aquel que gritaba tener de su lado a miles de ciudadanos indignados, es más, ni sus supuestos 20 mil ayudantes que le apoyan por todo México a recolectar las firmas se han visto reflejados en el recuento del INE.

Llegar a la meta de las más de 800 mil firmas está muy lejos de la realidad para Jaime Rodríguez Calderón, pero lamentablemente sabemos de los arreglos que hay entre la Presidencia de la República y el mandatario de Nuevo León para llevarlo como candidato independiente para que cumpla la función de candidato “porro” y deje caer todo su odio a Andrés Manuel López Obrador para tratar de quitarle votos y ridiculizar al de MORENA.

Algunos ciudadanos aún están escépticos de la relación entre el PRI y Jaime Rodríguez, pero otros tantos lo hemos comprobado con lo sucedido el pasado 9 de octubre en el Congreso de Nuevo León cuando los Diputados priístas y los “independientes” fueron los que se sacaron de la manga hacer una sesión solemne para que Jaime “rindiera” su Segundo Informe, con esto pisoteando el honor que este recinto se merece, ya que Jaime hizo lo que le vino en gana, al no escuchar a los Coordinadores de bancada, quedándose éste en la biblioteca hasta que estos terminaron sus intervenciones, entre Marco González y Karina Barrón le prepararon la alfombra a Jaime, con esto valiéndoles madre la división de poderes, ya que claramente estos dos se pusieron a los pies del mandatario para que se cumpliera su capricho.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom