el bronco penal

Ni en temas tan serios Jaime Rodríguez Calderón puede hacer bien las cosas, primero da una cifra y luego la cambia, el funcionario desde que inició su mandato suele hacer ese tipo de cambios, primero dice que no a algo y al día siguiente dice que sí, en innumerables ocasiones lo ha hecho.

El haber cambiado la cifra de muertos del Penal del Topo Chico, ya quedará como un sello de su administración, lo que diga ya no podrá ser tomado en serio, al menos que no sea cambiado en las próximas 24 horas de sus dichos.

Jaime Rodríguez no sabe gobernar, es un hecho, el preferir irse los fines de semana a otros Estados a promocionar a candidatos independientes y de paso a promocionarse para la Presidencia, alguien debe de hablar con Jaime y explicarle que su trabajo está aquí, en Nuevo León, su trabajo es de 24 horas los siete días de la semana, no tiene horario de oficinista.

El Congreso de Nuevo León YA tiene que tomar cartas en el asunto, deben de exigirle su presencia en Nuevo León, ellos tienen el poder de hacerlo legalmente por el bien de los nuevoleoneses, Jaime Rodríguez tendrá que decidirse, si Gobernar el Estado o irse a su campaña Presidencial, no se puede ambas cosas, quizás cuando tenga todo bajo control en Nuevo León pueda reiniciar su campaña.

Jaime Rodríguez ya tiene que tomar con seriedad su trabajo, Gobernar no es fácil, pero tampoco es un juego, ya basta de hablar a lo tonto, ya basta, Jaime tiene que aterrizar los pies en la tierra, que se deje de sueños guajiros, que se deje de esa “necesidad” que dice tener de viajar.

La realidad es cruda, 49 o 52 muertos en un rato, son muchos, y lo peor es que fue al interior de un penal, el cual supuestamente debería de ser controlado por su Gobierno, este crimen lo seguirá durante su futuro político, es más se la pongo más fácil, el motín de hoy en el Penal del Topo Chico es su tumba política, ya que llegó con muchas expectativas en cuestiones de seguridad, y por supuesto el País entero sabe de su fracaso como gobernante.

Así que lo único que le queda es tratar de retomar el timón de Nuevo León, es más, si así lo hiciera, en una de esas y le va bien, y hasta podría tener posibilidades para seguir en la política, quizás para alguna Senaduría o alguna Diputación Federal, ya es momento que Jaime entre en razón, de no hacerlo, corre el riesgo de que la ciudadanía ahora si lo bote a la calle.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom