margarita arellanes cAlgo grave está pasando en el municipio de Monterrey, no es posible que sea la misma autoridad quien infrinja las leyes y a su vez caiga en la moralidad más baja, el caso del bar El Catrín está dejando al descubierto lo peor de una administración, y eso que apenas tiene su primer año, independientemente si el dueño del lugar ha cometido faltas administrativas, no es justificante que se caiga en la ilegalidad.

Es completamente aberrante observar en un video difundido por el propietario del bar, como en un operativo de la Dirección de Alcoholes, un elemento de la policía Regia “sembró” un paquete de droga en la barra de dicho bar, para que la misma autoridad tenga un pretexto para dar cabida a su perversa intención.

Esta sucia práctica cometida por el municipio de Monterrey, debe de ser castigada y la investigación debe llegar hasta sus últimas consecuencias, éstas acciones se rumoraban que se hacían muy seguido, pero no había pruebas documentadas con un video como hasta ahora.

El elemento de la policía Regia no “sembró” la droga por sí solo, hay una cadena de mando que le dio la orden de hacerlo, y como el bar le habia dado muchos dolores de cabeza al municipio, en lógico saber de dónde provino la orden.

En todos los casos en donde se localiza droga en establecimientos de este tipo, siempre hay detenidos y son presentados ante el Ministerio Público Federal, en este caso debió haber sido al barman y al gerente del lugar pero no se detuvo a nadie, claramente lo único que les interesaba a las autoridades era cerrar el bar.

La autoridad tiene la obligación de ser moral con sus acciones, ahora con esto se acrecenta la posibilidad que nos suceda esto a los ciudadanos del municipio de Monterrey, ya que se destapó su manera de trabajar.

Definitivamente a Margarita Arellanes Cervantes le va a salir muy caro el cierre de ese bar, y ella tendrá que asumir las consecuencias de la tramposa manera que se realizó el cierre, porque se sabe perfecto que ella tiene un pleito casado con ese establecimiento desde hace ya varios meses y hay que recordar que los policías no se mandan solos, reciben ordenes de sus jefes y éstos de la alcaldesa.

Esperemos que las autoridades federales actúen, y se destape quien fue el que dio la orden de “plantar” la droga, y se le castigue conforme a derecho, aún y cuando  se trate de un alcalde, no podemos permitir que quien dirige un municipio tan importante como Monterrey, aproveche su poder para “vengarse” cochinamente de una persona, sea quien sea.

Imaginen ustedes que un ciudadano que acuda semana tras semana a la línea directa que la alcaldesa realiza para escuchar las necesidades de los ciudadanos de primera mano, le colme el plato a Margarita Arellanes  y sea boletinado para cuando sea detenido en algún operativo anti alcohol, le “siembren” droga para que sea detenido y así deje de presentarse cada semana a hacer su pedimento a la alcaldesa.

También cualquiera de la prensa que escriba algo que incomode a Margarita, corre el riesgo que le vayan a “sembrar” droga para desprestigiarlo o meterle un susto y así deje de estar informando a la ciudadanía del mal actuar y de los errores garrafales que la alcaldesa cometa.

Ya la quiero ver dando excusas que ella no dio ninguna orden, ya que basta recordar que decían que era una bufanda lo que el policía sacó de su bolsa, mentiras y más mentiras, queda descubierto y de conocimiento de todos los ciudadanos regiomontanos que Margarita Arellanes no es muy “limpia” y legal como muchos creíamos, ojalá y se haga justicia y que el Gobierno Estatal y Federal ordene una intensa investigación por ese asunto mañoso de sembrar droga y que si hay necesidad de destituirla para enjuiciarla que no se tienten el corazón y que lo hagan.

Aquí el video que demuestra la maldad de Margarita Arellanes:

Diego de Montemayor
@DiegoMCom