jaime-un-ano

Mira nada más, Jaime Rodríguez Calderón celebrará su primer año tomándose unos días de vacaciones, como si se las mereciera el señor, el mandatario está cansado de andar del tingo al tango promocionando su imagen, de todos esos viajes que tuvo Jaime, la mayoría iban encaminados a darse a conocer y eso nadie lo pude negar.

Según el mandatario se tomará unos días para reflexionar sobre que ha hecho mal y que le ha faltado de hacer, siendo sinceros no hay necesidad que se vaya solo para eso, ya que no hay que darle muchas vueltas en la cabeza para ver sus desaciertos y qué le falta por hacer.

En un año, Jaime ha dejado que los índices de inseguridad incrementen a los del año pasado, en un año “canceló” el proyecto hidráulico Monterrey VI, para crear Monterrey VII en un año, el mandatario medio cumplió su promesa de eliminar la tenencia vehicular, y digo medio cumplió ya que aún seguiremos pagando el impuesto un par de años más, en un año NO se realizó obra alguna, en un año, Jaime permitió y perdonó que se llevara a cabo el primer caso de corrupción en su Gobierno ciudadano.

Y lo que le falta de hacer, es muy simple ¡QUE SE PONGA A TRABAJAR! que se dedique al 100 por ciento a su faceta de mandatario, y que ponga orden entre sus funcionarios de primer nivel, haciendo ésto Nuevo León podrá funcionar a la perfección, ya ven que no hay necesidad de tomarse varios días para pensar, es simple, con un minuto de reflexión basta para darse cuenta de toda la realidad.

En verdad no me afectaría si Jaime se fuera un mes de vacaciones, si su administración estuviera trabajando cual maquinaria de reloj, no habría ningún inconveniente por su ausencia, pero la realidad es muy diferente, éste Gobierno está a punto de caer al barranco, y no habrá poder humano que pueda socorrerlos.

Si Jaime Rodríguez quiere irse, pues que se vaya, pero cuando vuelva tiene que traer noticias importantes, cambios en su Gabinete que sean sustanciales para los nuevoleoneses, no que mueva de un lugar a otro a sus funcionarios tratando de despistarnos, y que corra a quien tenga que correr, esos son los cambios que podrían “justificar” su ausencia para reflexionar.

Diego de Monterrey
@DiegoMCom

@RegiandoCom