jaime-caceria

Dejando a un lado la fracasada cacería de brujas de Jaime Rodríguez Calderón que inicio con la creación de la Subprocuraduría Anticorrupción para perseguir a los ex funcionarios, el mandatario dejó ir su oportunidad de oro para demostrar que en su administración no se perdonaría a los corruptos, con el primer caso de corrupción que se dio a conocer en medios locales, Jaime hubiera dejado un precedente si se hubiera conducido con honradez a la hora de analizar el caso del Cobijagate.

Pero el haber demostrado a los nuevoleoneses que los casos que presentaron en contra de ex funcionarios NO estaban bien fundamentados y el haber perdonado también a su amigo y compadre, Rogelio Benavides Pintos por la compra con un sobre precio miles de cobijas, deja a Jaime completamente desnudo ante la sociedad, y se le aunamos que no hay obra, que la inseguridad está de la fregada, peor tantito.

Jaime Rodríguez tendrá por ley que presentar su Primer Informe de Gobierno, y lo más “visible” pero NO comprobable, que podrá presumir, es el programa de transporte gratuito, y la Universidad Ciudadana, ambos programas que en la vida real no están demostrados que existen, ya que el Gobierno de Nuevo León se ha reservado la lista de los beneficiados, mismos que sí podrían existir algunos, pero no la cantidad que dicen beneficiar.

El mandatario Estatal decidió navegar sin rumbo fijo, lleva el Estado sin verdaderas políticas públicas, vaya pues, vamos dando tumbos sin cesar, esto ha sucedido a lo largo de un solo año, no quiero ni imaginarme en cinco años más, cómo quedará Nuevo León, que la verdad sin ser brujos, ya lo sabemos.

Pero ni modo, así nos tocó a los nuevoleoneses bailar con el más feo de la fiesta, ojalá que esos próximos cinco años, el Estado tenga la fortaleza de resistirlos, aunque existe la posibilidad que Jaime se vaya en busca de la Presidencia, lo que reduciría el martirio para todos, ya que Jaime tendría que renunciar a su cargo.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom