ivonne álvarez candidata del pri

Las campañas electorales se han visto un poco frías a pesar de que ya pasó el debate oficial de los candidatos a Gobernador, esas guerras sucias que por años han caracterizado las campañas en Nuevo León han brillado por su ausencia, la pregunta es, eso es bueno o es malo.

La realidad es que la guerra sucia sirve para dos cosas, una, desenmascarar los malos manejos de los contrincantes, dos, sirve para ver de qué están hechos los candidatos, ya sea que sepan zafarse de la situación o de plano ver que no tienen un buen temple.

En el pasado debate el candidato del PAN a la Gubernatura, Felipe de Jesús Cantú Rodríguez, exhibió a la candidata del PRI, Ivonne Álvarez Gracía, con el millonario asunto de las concesiones de placas de taxi de la señora madre de la priísta.

Claramente se vio como la priísta se vio descompuesta en su ánimo al momento de responderle a Felipe Cantú, con lo que quedó muy en claro la debilidad de carácter de Ivonne Álvarez, con esto confirmamos por qué se había negado en las ocasiones anteriores a asistir a los eventos convocados por diferentes organismos.

Su sensibilidad como mujer la pone en una posición muy difícil, ya que dejó notar que es blanco fácil para cualquier clase de crítica, y pues la verdad eso no nos sirve a los nuevoleoneses, en tener a una Gobernadora que no aguante nada, y aclaro, no es porque sea mujer, sino porque a lo mejor es muy sensible como persona, para que no se confunda mi comentario como misógino.

También conocemos políticos sensibles, ahí tienen al Gobernador Rodrigo Medina de la Cruz, del mismo partido que Ivonne Álvarez, que escondió su cara a los nuevoleoneses en situaciones difíciles, huyendo en cuanta ocasión tuvo al vecino Estado de Texas cuando se exponía que era su padre Humberto Medina quien llevaba la batuta del Estado, o cuando era fuertemente criticado por su falta de aquellos para controlar la inseguridad.

Así es que no es cuestión de ser mujer o hombre, es simplemente que a la señora Ivonne Álvarez le falta mucho carácter y experiencia para poder con un Estado como Nuevo León, sino, acuérdense cómo salió corriendo y abandonó el Municipio de Guadalupe, dejándolo hecho pedazos moralmente y económicamente a causa de la inseguridad que no pudo controlar.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom