el bronco

La euforia por la persecución política de parte del Gobierno de Nuevo León en contra de ex funcionarios ya pasó, así que hay que retomar la realidad que ahoga a los nuevoleoneses, la inseguridad, ese es el tema principal desde que llegó Jaime Rodríguez Calderón al poder, las ejecuciones, y los robos en calles, negocios, a casas, a bancos son el pan de cada día para la ciudadanía.

Todos los días y a toda hora los hechos delictivos continúan, y el Gobierno de Jaime Rodríguez sigue sin dar muestras de que ya tienen un plan de seguridad, lo único que se les ha visto son sus dichosas reuniones semanales, pero de ahí pá delante nada, ni los dichosos operativos conjuntos en las calles se han dejado ver.

La bomba de tiempo del Penal del Topo Chico sigue latente de explotar, lo único que dice Jaime es que ocupa dinero para desactivar el peligro en ese lugar y se excusa diciendo que no tiene dinero, sabemos perfecto que en situaciones así con pura voluntad se pueden solucionar los problemas, colocando a las personas correctas y con el carácter correcto se pude llagar al control total del Penal del Topo Chico, pero si pones al mando del lugar a tu compadre que es Licenciado, pero en Educación Física, pues jamás lograrás algo.

La Procuraduría de Justicia está al mando de un abogado que solía defender en su mayoría a personas culpables, y para poder defenderlas buscaba argucias legales para liberarlos, y no digo que eso sea malo, no señor, ya que es obvio que los abogados se aprovechen de las leyes que están mal realizadas, el punto es que la persona correcta para ese importantísimo y delicado puesto debería ser una persona completamente honesta, intachable, sin manchas (sin fichas) y completamente reconocida ante la sociedad como una buena persona.

Estas son nuestras realidades, REALES, perdón por la redundancia, hoy, a 8 de junio de 2016, estamos viendo que la noticia que cimbrará a México (según Jaime Rodríguez) NO ha hecho que la inseguridad disminuya, si para el mandatario es más importante señalar culpables de papel, pues que lo haga, pero que realmente ponga a las personas indicadas para manejar la seguridad de Nuevo León, porque perdón, para mí, en lo personal me importa más andar tranquilo por las calles, que ver a ex funcionarios en la cárcel.

Ver en la cárcel al ex Gobernador Rodrigo Medina de la Cruz no me dejará nada ni a mí ni a los míos, pero el alto riesgo de que te asalten o ver una ejecución al andar en la calle sí me afecta a mí y a los míos, esa misma posición la temenos muchos nuevoleoneses, ya que ver a Medina tras las rejas no acabará con la inseguridad, a los únicos que les podrá causar sensación de alegría y júbilo son a los que se quieren vengar del ex mandatario, y pues eso a mí no me sirve, la verdad.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom