masacre en apodaca nuevo león

Me gustaría saber en qué se basa el Gobierno de Jaime Rodríguez Calderón para deslindar a la delincuencia organizada de la masacre de nueve personas ocurrida el fin de semana pasado en el Municipio de Apodaca, ya que aseguran que solo fue un ajuste de cuentas entre narcomenudistas, y bueno, si así hubiese sido, no debería minimizarse.

Pero desde cuando los narcomenudistas son punto y aparte de la delincuencia organizada, esa justificación me recuerda a la dicha el pasado mes de enero cuando ejecutaron a siete jóvenes en Santa Catarina, cuando Jaime Rodríguez y el Procurador Roberto Flores Treviño aseguraron que esa masacre fue realizada por pandilleros, es de decir, que fue un asunto entre pandillas.

Me extraña que alguien que supuestamente fue víctima, no una, sino tres veces por parte de la delincuencia organizada, y que en campaña gritaba a los cuatro vientos que sacaría al grupo de los zetas de Nuevo León, sean quien no sepa que los pandilleros y los narcomenudistas pertenecen a células de la delincuencia organizada, ósea, no son organizaciones independientes, y obedecen y se deben a los cárteles de la droga.

Y si alguien como Jaime Rodríguez no sabe o no quiere entender la relación entre estos delincuentes, pues entonces hay que estar muy alertas, porque significa que al minimizar estas situaciones, al Gobierno le viene guango la seguridad de los nuevoleoneses.

Las características de la masacre en la colonia privada Valle de San Miguel, no son “normales” en la región, el uso de cinchos para inmovilizar a sus víctimas y el no utilizar armas de fuego, dejan ver una nueva manera de ejecutar en Nuevo León, ya que generalmente el uso de las armas de fuego son características de los cárteles de la droga que controlan la plaza.

Y el que las autoridades sin más ni más hayan acallado las primeras versiones que se dijeron en un principio que habían participado un camión de mudanzas, una motocicleta, y personas a pie desde la tarde del domingo, además de que Jaime a las pocas horas afirmaba que estaba seguro que no fue un acto de la delincuencia organizada, deja ver un afán de ocultamiento o de minimización, con lo que se pierde la confianza a esta administración.

Espero que Jaime Rodríguez busque rodearse de personas que le sepan al asunto de la seguridad, y que sus dichos no solo sean basados en los consejos de sus asesores de campaña, por decir, Memo Rentería, quien no tiene conocimientos especializados en temas de seguridad, ante eso, no tiene autoridad para aconsejar a Jaime en esos delicados temas, ya nada más falta que digan que los robos a las escuelas son realizados por ex alumnos en forma de venganza o por alumnos que no quieren asistir a clases el día siguiente.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom