Las tradiciones para recordar a los difuntos en México y el mundo han ido cambiando, al principio del año 1800, la fotografía post mortem era una forma popular de honrar y recordar a los que se les adelantaban en el camino.

Las fotografías eran tomadas después de la muerte y por la manera de embalsamar al cadáver daba el aspecto natural, especialmente si el fallecido estaba de pie, sin embargo las fotografías post mortem que más demanda tenían eran las de los niños, ya que su tasa de mortalidad era muy alta en la época Victoriana.

En aquella época la fotografía mortuoria no era considerado algo morboso debido a la ideología social de su tiempo, la muerte se concebía como algo con un aire mucho más sentimental, llegando a ser vista, en algunos casos, como un privilegio, ya que en ocasiones no se contaba con ninguna fotografía en vida de la persona fallecida y la que se tomaba después de muerto era la única que la familia conservaría para recordarlo.

Las imágenes del Memento Mori, que significa “Recuerda que morirás“, se volvieron todo un arte y en el Siglo XIX era muy común leer en los diarios de mayor circulación, anuncios que decían: “Se retratan cadáveres a domicilio a precios acomodados” o “artista fotogénico” recién llegado de París, el cual se encarga de “retratar a los difuntos como cuadros al óleo“.

En México el fotógrafo tapatío Juan de Dios Machain, hacía lo propio captando a través de su lente los velorios de niños en el Estado de Oaxaca. Estado donde sus servicios eran mayormente solicitados, sin embargo viajaba por todo el territorio mexicano realizando su trabajo.

Aquí algunas de las fotografía post mortem que han marcado la historia de México y el mundo:

fotografía postmorten

fotografía postmorten 2

fotografía postmorten 3

fotografía postmorten 4

fotografía postmorten 5

fotografía postmorten 6

fotografía postmorten 7

fotografía postmorten 8

fotografía postmorten 9

fotografía postmorten 10

Laurita Garza
@LauritaGarzaCom

@RegiandoCom

1 COMENTARIO