¡Hola soy ficha roja!
Y yo soy la ficha azul…
Hola yo soy el dado,
Ahora dime qué eres tú.
¡Yo soy la ficha verde!
La amarilla queda atrás…
Todos todos bailamos,
a su ritmo y compás“, ay qué recuerdos aquellos con ésta canción del Grupo Parchis, pero éste estribillo musical se me vino a la mente al ver los movimientos que están haciendo con algunos Diputados locales como por ejemplo Eugenio Montiel Amoroso, Ángel Barroso, Karina Barrón y Gabriel “El Trevi” Tláloc Cantú, entre otros, y es que analizando cada movimiento del tablero político en Nuevo León, éstas fichas humanas responden a una misteriosa mano, ya que curiosamente y NO casualmente las han movido de una bancada a otra y de un grupo a otro desde hace ya un tiempo, la finalidad obviamente es para desconcertar al enemigo, la mayoría de ellos aludieron que no se sentían contentos con sus líderes de bancada, otros dicen que sus conciencias les dictaban hacer el bien (el propio, el conveniente).

Veamos los movimientos de cada una de éstas fichas, Montiel Amoroso, primero empezó como priísta, luego pasó a llamarse independiente y al final acabó siendo Petista-Morenista-independiente. Una de las fichas sin color aparente es Ángel Barroso, quien llegó de la mano del PAN, luego se volvió Diputado sin partido, pero seguía siendo panista, hasta que el día de ayer al fin renunció al partido que lo arropó, quedando hasta hoy como Diputado independiente, y que por cierto con sus dichos dejó a todos sus compañeros atacados de la risa y burlándose de él cuando dijo, “Perdonen que me agrande, pero su coordinador me quedó muy chico”, y es que todos saben perfecto que Ángel Barroso no pudo figurar con su pobre trabajo legislativo, por lo que la palabra “agrandar” definitivamente le quedó muy muy grande.

La otra ficha multicolor es Karina Barrón, ya saben, la misma historia, llegó con el PAN, y luego luego se separó del partido haciéndose legisladora independiente, al tiempo se le vio que tenía aires broncos, pero repentinamente y sin decir agua va, se le ve de la mano (no piense mal) de Rafael Moreno Valle, sacando su amor por el partido que dejó meses atrás, pero eso no fue todo, la mano que mueve las fichas, la mueve a diestra y siniestra, ya que la pone al lado del PRD, del PAN y de la bancada independiente. La otra ficha del tablero político es Gabriel “El Trevi” Tláloc Cantú, éste caso en especial me sorprendió mucho, ya que a Gabriel no se le veían indicios de estar descontento con el partido que lo hizo, de un momento a otro se quitó la camiseta del PRI y empezó a decir que se iría con el PT pero finalmente se fue con MORENA.

Es difícil ser peón, pero para algunos que no tienen la capacidad, el serlo es la mejor opción, entre más se acerquen las elecciones 2018, más fichas veremos cambiar de color, no se sorprenda, no lo haga, sólo observe y preste atención y verá la mano que mueve las fichas, y es entonces que entenderá cuál es la jugada que próximamente veremos.

Cambiemos de tema, pero no por eso dejaremos de reírnos, y es que los que demostraron una vez más su falta de ingenio, fueron la pareja que se dice “independiente”, me refiero a Lorenia Canavati y a Miguel B. Treviño, porque el día de su prestación como “candidato independiente” para contender por la Alcaldía de San Pedro, Lorenia le regaló un par de tenis a Miguel para simbolizar su destape, pero caray, no pudieron ser originales y me refiero a ellos dos y no a los tenis, ya que ese simbolismo de los tenis para andar recorriendo las calles del Municipio sampetrino y pedir el voto, lo usó justamente el actual Secretario de Ayuntamiento, Homero Niño de Rivera, quien casualmente también es uno de los que suena para ser el mero mero en San Pedro por el Partido Acción Nacional, recordemos que en el mes de abril del 2012, Homero arrancó su campaña hacia la Diputación Federal, y en conferencia de prensa mostró un par de tenis a los cuales les colocó un podómetro que mediría con exactitud la cantidad de pasos recorridos, recorriendo durante su campaña un total de 20,541 kilómetros.

No sé si se les cerró el mundo a Lorenia y a Miguel que no encontraron algo novedoso para simbolizar dicho momento, no sé, quizás a Lorenia se le hubiera ocurrido entregarle un bolsa llena de vales para tortas para que Miguel comiera durante sus recorridos, algo diferente a lo que su probable contrincante en las urnas hizo ya, pero bueno, lo hecho hecho está, aunque quizás lo hicieron por admiración al funcionario sampetrino, Homero Niño de Rivera, y si es así, entonces ya están acabados antes de comenzar su campaña, ya que el Secretario de Ayuntamiento sí ha realizado su chamba, cosa contraria a la pareja conformada por Lorenia y Miguel Treviño, ya que los dos abandonaron el barco bronco, referente que seguramente le costará votos en las urnas a éste independiente “ciudadano”.

En otro nivel de risa, está lo ocurrido al interior del hotel Crowne Plaza, en donde ex cetemistas reventaron el evento donde se le tomó la protesta a Pedro Pablo Treviño y a Lorena de la Garza como los mandamás del PRI en Nuevo León, se preguntará el por qué otro nivel de risa, pues le digo, luego luego los detenidos de la trifulca cantaron, dando a conocer quién les había ordenado tal ataque, y como siempre se filtraron de inmediato los nombres, resulta que señalan a Abel Guerra y a Jaime Rodríguez como los autores intelectuales, dirá usted, ésto es un tema serio y no hay nada de que reírse, pues le digo, a los minutos de que se señaló a los dos políticos, Abel Guerra salió de inmediato a deslindarse de los actos vandálicos asegurado dos cosas, que él estaba en la Ciudad de México, y que es un profesional serio y que no participa en pelas de pandilleros, obviamente no nos podemos reír del segundo dicho, pero qué tal del primero (profesional serio), la verdad para mandar a un grupo de pandilleros no hay necesidad de estar presente en el lugar de los hechos, por lo que ese pretexto estuvo fuera de contexto, conociendo a Abel Guerra y sabiendo toda la sabiduría política que carga, se le hubiera ocurrido algo más adecuado, pero no decir que él no pudo ser porque no estaba en la ciudad, pudo haber dicho algo así como: “Jamás en mi carrera política he participado en situaciones que pongan en riesgo la imagen de mi partido, siempre he sido un soldado fiel a las decisiones que toman los líderes nacionales”, ¿No creen? Aunque tal vez se puso nervioso.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom