¿Será cierto lo que una vez dijo el fallecido W. Churchill? “Cada pueblo tiene a los gobernantes que se merece” en el caso de Nuevo León todo parece indicar que sí, ya que nadie dice ni hace nada por detener a Jaime Rodríguez Calderón, él vive en un mundo de fantasías, donde las estadísticas de inseguridad las compara con las del sexenio pasado, donde los números se dispararon literalmente hasta el cielo, debido a la guerra fallida del ex Presidente Felipe Calderón en contra de la delincuencia organizada, esa comparativa es totalmente irresponsable ya que todos sabemos que esa época violenta no fue por culpa del Gobierno Estatal, fue algo atípico en la era moderna de Nuevo León, Jaime debió ser responsable en su comparación y debió medirse a si mismo, comparar los niveles con los del año anterior, esa debió ser la media real y correcta, algunos dicen que poco le faltó medirse con la época de la Revolución Mexicana y que con esas cifras demostraría que estamos mejor que nunca, Jaime Rodríguez no vive en un mundo paralelo como algunos piensan, lo que si, es que vive en un mundo paraLELO’S, ya que es de locos querer medir las estadísticas actuales con la peor época violeta que jamás hayamos vivido en Nuevo León.

Por más que algunos cuantos digan que estamos mejor hoy que antes, la realidad es que no es cierto, la inseguridad nos asecha día y noche, ya que los delincuentes hacen lo que quieren y se aprovechan del adormecimiento de las autoridades Estatales, pero no solo eso nos está afectado a los ciudadanos, sino también el descaro de ésta administración para desviar recursos, está el caso de la suegra de Jaime, el periódico El Norte puso al descubierto el desvío de recursos públicos para favorecer a la señora en Santa Catarina, en donde saluda con sombreo ajeno con los apoyos que reparte, en ésta columna ya habíamos denunciado que la señora María Teresa Martínez, madre de la esposa del mandatario estaba “trabajando” en el DIF Estatal, y lo digo entrecomillado ya que no percibe ningún sueldo, la doña es quien mangonea a los empleados del DIF, obviamente sabíamos que lo hacía para beneficiarse ya que se daba a conocer entre los más necesitados de ese municipio, en la investigación de El Norte dan a conocer que doña Teresa hasta camioneta del año, chofer y escolta trae, cosa que conociendo su posición económica, la cual era precaria antes de que Jaime tomara el poder, hoy en día sería imposible que se pagase por su propia cuenta esos lujos, es lógico que ella no los paga, sino más bien nosotros.

Es por eso que W. Churchill tenía razón en su dicho, nos merecemos al Bronco como Gobernador, porque nos hemos vuelto una bola de dejados, que aún viendo que nos está fregando en nuestras propias narices nos callamos y volteamos nuestra mira a otro lado, nos merecemos que nos frieguen porque los Diputados Locales le darán el permiso para irse de candidato, y no sólo un permiso, sino !dos! y nos lo merecemos porque cuando Jaime vuelva derrotado de la elección Presidencial, aquí habrá idiotas que lo reciban con los brazos abiertos y hasta lo apapachen para que no se sienta tan mal el pobre, por eso y muchas cosas más nos merecemos al mentado Bronco de Gobernador.

Garza Sada
@GarzaSadaCom

@RegiandoCom