Luego de que una menor denunciara que familiares de su padrastro abusaron de ella sexualmente, la niña no fue reclamada ni por su madre ni su abuela con quienes vivía, ya que “desaparecieron” para no ser investigadas por la autoridad.

De acuerdo a lo informado la menor de 7 años de edad fue llevada a la Clínica 67 del IMSS en el Municipio de Apodaca, Nuevo León por parte de integrantes de una congregación cristiana ya que la niña acude a los cursos de verano, indicaron a los médicos que la niña se sentía mal y no habían podido localizar a sus familiares.

En la clínica del IMSS la niña fue atendida de una infección urinaria que presentaba, ahí la menor contó a los médicos que dos familiares de su padrastro le realizaron tocamientos, por lo que los doctores solicitaron a las autoridades investigar, así como la presencia de personal del DIF Capullos para evaluar la situación.

La menor quedó bajo resguardo del DIF Capullos, en tanto los médicos indicaron que la niña no presentaba reciente ataque sexual, sin embargo solicitaron que se le practicaran exámenes psicológicos para evaluar su situación, la madre de la pequeña no la ha reclamado y huyó de su domicilio con su madre, la menor refirió que la abuela materna vivía con ellos.

Autoridades luego del reporte buscan a la madre y abuela de la menor, mientras que el padrastro de la niña y dos familiares de éste fueron detenidos por elementos de la Policía de Apodaca por alterar el orden público, sin embargo fueron puestos en libertad luego de pagar una fianza por faltas administrativas, ya que la madre y abuela de la menor no interpusieron una denuncia por el delito de equiparable a la violación, ya que luego de enterarse que las autoridades estaban investigando, éstas desaparecieron.

Garza Sada
@GarzaSadaCom

@RegiandoCom