margarita arellanes y policías

Habrá quienes piensen que la detención de uno de los tres escoltas de Margarita Arellanes Cervantes, involucrados con la organización de los Zetas es un mero golpeteo político, y pues la verdad todo indica que así es, pero NO por eso deja de ser alarmante y hasta peligrosa la relación de estos escoltas con la delincuencia organizada.

Los tres elementos fueron dados de baja supuestamente el 23 de diciembre del 2014 ya que no se presentaron a sus labores, ya que al ser descubiertos varios cómplices involucrados en un secuestro en el Municipio de Escobedo estos mejor decidieron huir del Estado.

Alarmante, escandalosa, vergonzosa es la situación de los policías regios asignados como escoltas de la Alcaldesa con licencia Margarita Arellanes, involucrados con secuestros, robos y hasta homicidio,  y no solo eso, ya que eran pertenecientes a una célula del grupo de los Zetas.

Los puntos más resaltantes son, cómo es posible que los mandos de la policía regia desconocieran las “mañas” de esos escoltas, cómo es posible que los demás compañeros nunca sospecharan de las actividades delictivas de los tres elementos, cómo es posible que no existiera un verdadero seguimiento por parte de asuntos internos hacia el primer círculo de seguridad de Margarita Arellanes.

Toda clase de versiones han surgido tras este escandaloso hecho, hay quienes aseguran que ella sabía de los actos de sus escoltas, eso lo basan al reciente caso del ex Alcalde de Iguala, Guerrero, José Luis Abarca, que tenía como policías a sicarios del grupo delictivo Guerreros Unidos.

Esta situación hace que muchos empresarios que se reunieron con Margarita Arellanes estén temblando de miedo, ya que por lógica estos escoltas aprovechando su labor pudieron estudiar el sistema de seguridad de estos, y haber obtenido información que los pone vulnerables a un secuestro.

Con esto se abre la posibilidad de que las autoridades de justicia investiguen a fondo qué relación puede haber entre los casos de secuestro y los eventos que tuvo Margarita Arellanes, ya que posiblemente estos aprovecharon su chamba para después regresar a secuestrar o a robar.

Y aunque Jesús Hurtado Rodríguez, Secretario de Ayuntamiento de Monterrey quiera hacer creer a la sociedad que ellos por iniciativa propia los dieron de baja no es así, y es que estos elementos fueron dados de baja porque no se presentaron a sus labores, ya que tenían que huir de la ciudad debido a que les salió mal el secuestro de la colonia Quinto Centenario del Municipio de Escobedo, es decir, abandonaron su trabajo, motivo por el cual causaron la baja, no hay que confundir a la ciudadanía.

Ahora bien, tenemos que analizar las fallas de Margarita Arellanes ya que por andar en busca de su “sueño” ella puso en peligro la estabilidad del Municipio, al poner en riesgo a su propia familia, esos escoltas también se ocupaban de la seguridad de sus tres hijas, qué pasa cuando a un funcionario del nivel de la Alcaldesa de Monterrey le secuestran a un hijo, la estabilidad emocional del político pondría en crisis a todo su gabinete.

Las consecuencias de no estar donde le tocaba a la Alcaldesa la llevó a no estar alerta, ahora bien si Margarita Arellanes como edil regia no pudo controlar a los policías de su primer círculo, como Gobernadora menos podrá controlar a toda la policía del Estado.

Así que el choro de campaña sobre la seguridad ya queda en tercer plano, ahora tendrá que buscar otra retórica para poder ofrecer a los nuevoleoneses, ya que gracias a su ineficiente trabajo de cuidar a su propia familia, deja entre dicho lo que ha venido pregonando, que ella sabe cómo terminar con los actos delictivos que azotan a Nuevo León, pues los propios delincuentes se encargaban de su “seguridad”.

Diego de Montemayor

@DiegoMCom

@RegiandoCom