manuel-gonzalez-flores

La fallida estrategia de Manuel González Flores para posicionar a Jaime Rodríguez Calderón como el candidato oficial de Presidencia, le costará muy caro al Secretario de Gobierno, y es que la actitud de burla del Presidente Enrique Peña Nieto cuando bajó del caballo a reatazos al mandatario de Nuevo León delante de los empresarios, provocará que desde ahora en adelante lo que diga Manuel NO sea tomado en serio, si de por sí, muchos poníamos en duda la capacidad mental de González Flores, ahora con su cagaleta, el funcionario quedó como una persona que vive en un mundo irreal.

La cara de Peña Nieto cuando le dijo a Jaime que “cualquier otra cosa de esas que se dicen por ahí, son especulaciones y son afirmaciones que están fuera de lugar” fue una clara actitud de burla por parte del Presidente hacia Jaime, poco le faltó para que le diera un ataque de risa a Peña Nieto, pocas, pero muy pocas veces se ha visto que un Presidente (en público) ponga en su lugar a un Gobernador, ese día quedará en la historia de México, ya que quedó demostrado realmente quién es quién en cuestión de poder.

La lección que le dio Peña Nieto a Jaime Rodríguez debería ser suficiente para que el mandatario recapacite en dos puntos muy importantes, UNO, debería Jaime inmediatamente de correr a Manuel González de su puesto, DOS, debería Jaime de decidir NO ir por la candidatura a la Presidencia, éstos dos puntos son esenciales para Nuevo León, ya que los que votaron por él lo eligieron para GOBERNAR y NO para andar soñando en su futuro político.

Después de ésta humillada Presidencial, el mandatario de Nuevo León tiene que levantarse del piso y pensar en el bien común, debe de dejar a un lado su soberbia, tiene que rehacer su equipo de trabajo, ya que el 90 por ciento de su Gabinete andan como caballos desbocados, y ésto no es beneficioso para la ciudadanía, su administración tiene muchos temas pendientes como lo es la seguridad y la obra pública.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom