víctor solis

Mal, mal, mal, así está el programa Cero Tolerancia iniciado por el Municipio de San Nicolás, ya que lo que buscan con ese programa es hacer que los ciudadanos cumplan al 100 por ciento con las leyes ya establecidas, (eso está bien) el problema, es que el municipio no puede exigir que los nicolaítas cumplan si ellos no cumplen con tener buenos elementos.

La administración de Víctor Fuentes Solís debió comenzar primeramente con realizar una limpia entre los elementos que harán cumplir la ley al cien por ciento, el punto es que están dejando entre abierta la puerta a la corrupción, ya que lamentablemente no ha sido una, sino cientos de quejas que los ciudadanos han hecho notar por el mal actuar de los municipales.

En qué cabeza cabe darles más fuerza a los elementos municipales, si ni siquiera estén preparados para hacer cumplir la ley, esto llevará a que la “cero tolerancia” sea un motivo más fuerte para corromper, y obligar al ciudadano a que se ponga de modo ante los oficiales.

Víctor Fuentes se debió de dar el tiempo suficiente para revisar la corporación de la POLISAN, ya que, si antes se creían la mamá de los pollitos, ahora que tendrán la posibilidad de no perdonar ningún error por parte de aquellos ciudadanos que infrinjan leyes y reglamentos, con esto los empleados municipales se sentirán unos súper poderosos.

Los problemas de la POLISAN se pueden solucionar de una manera muy fácil, es tan simple como dejar solo a los elementos que pasen los exámenes de confianza, pero si insiste en tener personal NO capacitado, la POLISAN seguirá siendo el dolor de cabeza de cualquiera que transite por San Nicolás.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom