Rodrigo Medina de la Cruz y Francisco SalazarDespués de que Mauricio Zavala el encargado del carrusel que está instalado en lo alto del Cerro del Obispado dijera que tiene un contrato firmado por 10 años con la OSETUR para poder trabajar en este lugar histórico con su juego mecánico, hoy sale Francisco Salazar Guadiana alias La Frank con que sólo tiene un contrato por un año y que la dependencia Turística recibe 8 mil pesos mensuales por la renta de éste espacio.

La Frank como siempre hasta que se enfrían un poco las polémicas sale a dar la cara, y como buen priísta piensa que no tenemos memoria ni Internet, según él todo está en orden y asegura que lanzó una convocatoria por medio de las Redes Sociales para ver quien quería participar para instalar un carrusel en el Obispado y que el único participante fue Mauricio Zavala.

Vámonos en partes, donde se ha visto que una dependencia oficial que trabaja con recursos del Gobierno ande haciendo licitaciones o asignaciones de sus proyectos vía Twitter o Facebook, esa marranada nadie se la cree.

Cobrar 8 mil pesos mensuales por un espacio en lo alto del Cerro del Obispado es completamente fantasioso, no pues así hasta yo quiero un pedacito del Obispado para poner un puesto de refrescos y así con ello ayudo a la OSETUR a fortalecer sus finanzas y a que puedan pagar su gasto corriente, como así asegura La Frank Salazar que con esa entradita es lo que hacen.

El cínico desvergonzado de La Frank Salazar sólo pudo sacar la cabeza del agujero como las avestruces al sentirse protegido por su patrón Rodrigo Medina de la Cruz en el evento de presentación del programa turístico para ésta Semana Santa.

Y para rematar La Frank en su cuenta de Twitter ya amenazó con que tiene una y mil ideas más para el Asta Bandera, que les parece la desfachatez de éste individuo.

Pero por si fuera poco el SEÑOR Rodrigo Medina en la presentación del programa de Semana Santa que implementará el estado, le pregunta por el carrusel a la Frank delante de los medios de comunicación con la mas cínica sonrisa, contestándole y devolviéndole en el mismo tono de la pregunta de su patrón un “va muy bien y trabajando”, ésto señores no es más que la burla de Medina y Salazar para todos los neoloneses, en donde demuestran que digan lo que digan ellos como dúo dinámico en el negocio del carrusel van a toda madre.

Diego de Montemayor