roberto flores chismes

De ser cierto que la Procuraduría de Justicia encabezada por Roberto Flores Treviño, dio con el paradero de la mujer que viralizó un audio de WhatsApp en donde alertaba sobre unos “robachicos”, lo mejor que hubiera hecho el Procurador para detener la ola de psicosis era haber levantado una denuncia en contra de la dama, aunque no está tipificados los chismes como él les llama, si hay otros delitos que perseguir en ese caso.

La verdad, desde mi punto de vista y usando la logica, es muy difícil que la Procuraduría haya tenido la capacidad para dar con la supuesta persona que dice Roberto Flores, y es que conociendo como se cuelga las medallitas de otros, era lógico que la hubiera presentado ante los medios de comunicación.

De haberla denunciado y presentado, hubiera creado un precedente, ya que en un futuro la encarcelación de la dama hubiera sido un motivo importante para disuadir otros audios similares, yo sé que existe tecnología dentro de la Procuraduría, pero no de un tipo detector de voz, ya que no encuentro el modo de que hayan dado con la autora, ya que ese audio pasó por miles de ciudadanos.

De ser cierto que dieron con la mujer autora de la psicosisde los “robachicos”, entonces quiere decir que ya pueden dar con los malandros de que gustan de extorsionar vía telefónica, es cosa de todos los días este tipo de extorsión, lamentablemente hay ciudadanos que por mera casualidad quedan perfectos para las amenazas que suelen hacer, por decir, “tenemos a tu hijo Juan, iba a la escuela y lo secuestramos, deposítanos 10 mil pesos” o el caso de “señora tenemos a su hija (se oyen gritos de dolor de una mujer) si no nos deposita 50 mil pesos la seguiremos golpeando hasta que se muera (se oyen más gritos de dolor).

Ojalá que Roberto Flores utilice los mismos recursos que supuestamente uso para dar con la autora de los audios de los “robachicos” para dar con esas bandas que se dedican a extorsionar a las buenas personas, y digo buenas ya que no tienen malicia para pensar que son víctimas de un engaño, y que muchas de ellas son señoras y señores de edad.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom