El “plantón” de Felipe Cantú que inició en los bajos del Palacio de Monterrey ha pasado a ser un plantón itinerante, esto debido a que apenas le ha caído el veinte de su poco poder de convocatoria ante los regiomontanos, si bien la poca gente que lo ha acompañado son personas de distintos Municipios y Estados, Felipe y su pequeña comitiva decidieron mudar esta mañana sus gritos de dolor hacia el sur de la ciudad.

Como si no fuese suficiente para los automovilistas el tráfico usual en Garza Sada la protesta de Felipe y su equipo terminó por rematar la poca paciencia de los conductores que circulan por tan importante arteria, por tradición los regios somos muy chismosos, ya que cuando sucede algún accidente todos disminuimos la velocidad para ver qué es lo que pasó, lo mismo sucede cuando se ve gente con banderas, pero muchos al darse cuenta de qué se trataba el asunto de las banderas, decidieron usar su claxon para dejarle ver a Felipe y a su comitiva lo que sentían en ese frustrante momento de tráfico.

Algunos automovilistas le mentaron la madre a Felipe y sus acompañantes, otros le reclamaron el ser el creador del tráfico en esa zona por haber permitido el crecimiento indiscriminado de fraccionamientos al sur sin haber hecho las entradas y salidas adecuadas del sector, aunque también hubo quienes hasta chillón le dijeron.

Definitivamente la estrategia de salir a las grandes avenidas le falló a Felipe, ya que a los “genios” de su equipo se les hizo fácil trastocar el tráfico de aquella zona, además de poner a su jefe como carne de cañón para que los ciudadanos le recordaran ser el padre del caos vial del sur de Monterrey, todo esto demuestra la desesperación de Felipe y su gente para que la ciudadanía le haga caso.

La apatía de los regios hacia el panista es muy penosa, nada que ver con épocas pasadas, recordemos el caso de Fernando Canales, eran miles y miles de personas, la Macroplaza se llenaba, claro que era un tema Estatal, pero aún así, gran parte de los regiomontanos estábamos ahí presentes. También veamos las convocatorias de los maestros, que por miles se contabilizaba a los presentes en sus marchas. Es más, recordemos al regio, Gilberto Lozano, líder del Congreso Nacional Ciudadano, quien en sus marchas y protestas ha reunido por mucho más ciudadanos que el propio Felipe Cantú.

El resultado de la marcha del sábado pasado que convocó Felipe Cantú fue un reverendo fiasco, según los panistas juntaron aproximadamente 3 mil personas, pero no fue así, tan solo logró reunir a menos de 900 ciudadanos, pero la mayoría venían de otros Estados y municipios panistas, Felipe debe de reconsiderar el volver a presentarse en las avenidas de Monterrey, ya que el trastocar el tráfico en nada le suma a su causa ya de por sí perdida, aunque él diga que no está impidiendo el buen cause de los vehículos sí trastoca la atención de los automovilistas, lo que conlleva a que estos por morbosos bajen la velocidad para ver de qué se trata (aunque al final queden decepcionados de que sea Felipe), con ello provocando el aumento de posibles colisiones.

En fin, lo menos que puede hacer el recién ex alcalde electo, Felipe, es internar ser socialmente responsable con sus próximas acciones, ya que la ciudadanía no tiene por qué sufrir las acciones ilegales que su partido provocó en las pasadas elecciones.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom