AbuelaEl pasado año del 2012 en Alabama, Estados Unidos, murió una pequeña de 9 años, luego de que su abuela paterna la castigara por haber comido dulces, obligándola a corres hasta matarla.

Joyce Hardin Garrard de 49 años y abuela de la menor Joyce, fue declarada culpable por parte del jurado de la corte de Alabama, por el delito de asesinato en primer grado, sin embargo será el juez quien decida si la condena a cadena perpetua o a la pena de muerte.

La madre de la niña, Heather Walker, subió al estrado y pidió la pena de muerte para su suegra, la mujer que aplicó un irracional castigo a su hija de 9 años, ya dijo que esta no merecía vivir, ya que aprovechó su autoridad de abuela para obligar a su pequeña a correr hasta colapsar.

La abuela según los fiscales, no ha mostrado el menor grado de arrepentimiento, aún y cuando en sus declaraciones mencionó que el castigo lo merecía la niña y que fueron pocas las tres horas que la hizo correr, es por eso que el testimonio de la madre, apoya el pedimento que se le hace al juez y que es la pena de muerte y no la cadena perpetua que los abogados de esta pretenden obtener.

También el testimonio de los paramédicos que auxiliaron a la pequeña y la llevaron al hospital, así como el de los médicos que atendieron a la niña durante tres días que permaneció internada antes de morir, son cartas fuertes para la fiscalía de Alabama.

Por su parte la defensa de la abuela comenzará el miércoles a presentar su caso a favor de una condena de cadena perpetua.

Regiando
@RegiandoCom