margarita y el grupo de poder

A veces el peor enemigo de uno, ¡es uno mismo! y eso le está pasando a la Alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, y es que querer comerse el pastel político completo y dejar sin rebanadas a quienes la apoyaron dejándoles solo las migajas, ese ha sido el verdadero motivo del encontronazo entre la edil regia y los grupos de poder político que la solían apoyar.

Margarita Arellanes se cree auto-suficiente y quiso imitar a Macario, aquel pobre leñador con once hijos y que el sueño de esté era comerse un pavo él solo, y pues así le sucedió a la edil, la ambición le ganó ya que no quiso compartir ni siquiera una alita del dichoso pavo.

Y pues como la avaricia tiene un costo, Margarita Arellanes tendrá que asumir las consecuencias que provocó la desbandada del grupo llamado La División del Norte comandado por Pepe Serrano Montoya e Iván Garza Téllez, y del grupo político liderado por el Senador Raúl Gracia Guzmán y Zeferino Salgado Almaguer, quienes decidieron pintar raya con la Alcaldesa, aunque creo que esto es un pretexto que estos últimos estaban esperado.

Esto ya no es un rumor, es una realidad que tendrá que enfrentar Margarita Arellanes, ya que el poder político de los cuatro personajes antes mencionados es tan significativo, que de haber sido solo uno el que dejara de apoyarla pondría en gran riesgo la candidatura de Arellanes Cervantes para Gobernadora en las próximas elecciones 2015, entonces mis apreciables lectores ya podrán vislumbrar el futuro de la edil.

Así que tales hechos han provocado que Margarita Arellanes empiece a vengarse por el abandono de los grupos de poder, comenzando por el reajuste de personal en distintas dependencias municipales, provocando el inevitable derrumbe político de esta muy mala administración panista.

Después de tantos aspavientos por parte de Margarita Arellanes para llegar a ser la “galla” del PAN, esta tendrá que superar tal caída, tendrá que buscar apoyo y refugio entre los pocos que la rodean, ya que esta miserable ambición la llevó a tomar decisiones poco inteligentes.

Que esto sirva de ejemplo para quienes desean hacer política, ya que sin acuerdos no se llega a ningún lado, tristemente no hay actualmente algún “gallo” que tenga un verdadero “pegue” entre los ciudadanos, así que sin acuerdos no hay publicidad y sin publicidad no hay popularidad.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom