De mal en peor estamos en Nuevo León en cuestión de seguridad, las ejecuciones que se ven a diario hacen que la ciudadanía se sienta indefensa, y aún más al ver que muchas de las víctimas son mujeres, y no es porque pese más que ejecuten a una mujer que a un hombre, no para nada, es por el simple hecho que estamos viendo cómo los integrantes de la delincuencia organizada se han vuelto más fríos de lo que ya son, y esto crea una gran paranoia entre las familias nuevoleonesas, la autoridad se está viendo rebasada así como sucedió en los años más álgidos de la administración pasada, pero que bien que mal supieron enfrentar la situación y dar un revés a la inseguridad que se vivía en aquellos años, lamentablemente este Gobierno encabezado por Jaime Rodríguez Calderón no ha querido enfrentar la mayor demanda ciudadana, seguridad para todos.

Durante estos últimos dos años se han visto cómo van creciendo las cifras de personas ejecutadas, los levantones, los secuestros y los cobros de piso, y todo esto mientras Jaime anda distraído en su campaña a la Presidencia de México, para muchos de nosotros es muy lamentable el ver cómo la avaricia del mandatario a podido más que su supuesto amor por Nuevo León, y es que debería de hacer lo que dice el viejo refrán “Si la amas, déjala ir” es decir, Jaime debería de renunciar a la Gubernatura para que llegue otro que se dedique en cuerpo y alma a Nuevo León, alguien que no tenga distracciones ni sueños personales fijos en el 2018, hace varios años un servidor advirtió que esto sucedería exactamente, me da pena decirlo, pero se los dije, pronostiqué la poca cordialidad entre los dos poderes, el Ejecutivo y el Legislativo, además asegure que no habría obra alguna, además afirme en ese momento que veríamos crecer los índices de inseguridad debido al Gabinete tan pobre que venía cacareando Jaime en ese entonces, y sobre todo les dije que Jaime se irá en busca de la Presidencia de la República sin soltar su hueso, y pues aquí estamos, lamentado la falta de Gobernador.

Hoy, como en otras ocasiones ya lo he dicho, les aseguro que Jaime NO ganará la elección Presidencial, y lo tendremos el resto de la administración al acabar su papel de porro en contra de Andrés Manuel López Obrador, con diferentes acciones políticas hemos comprobado que Jaime ya es un soldado de Enrique Peña Nieto y por lo tanto del PRI, pero la culpa no es de Peña ni del PRI, la culpa por dejarse influenciar es de Jaime Rodríguez ya que le valió madre su promesa de ser “independiente” y como bien dicen, en el pecado está la penitencia, lo que significa el aborrecimiento de la sociedad hacia su persona, serán cuatro años más, en que la población calificará al mandatario como el peor Gobernador que haya tenido en tiempos modernos Nuevo León, incluso se llevará por mucha distancia al ex Gobernador Jorge Treviño, cuya administración ha sido la más gris.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom