Nuevo León está pasando de nueva cuenta por una ola de inseguridad, el Gobierno esta más que claro está dejando pasar las situaciones, ya que no se ven por ningún lado los operativos para atacar a la delincuencia, es más, hasta pareciera que les está dejando las puertas abiertas a los diferentes carteles, ya que no se ha visto ningún ataque frontal por parte de las autoridades de Seguridad en contra de las bandas del crimen organizado, anteriormente en la administración de Rodrigo Medina de la Cruz, los operativos conjuntos entre la Federacion y el Estado eran a diario, detenciones de grandes células y de muchos de los líderes de los carteles de la droga, hoy a lo mucho vemos a algunas patrullas de la Agencia Estatal de Investigaciones paradas en las avenidas, o de uno que otro cateo, pero hasta ahí, no más.

Rumores hay muchos, pero aquí no se ocupan ni se necesitan para medir la inactividad de las autoridades Estatales, la realidad nos golpea fuertemente en nuestras narices, lamentablemente mientras Jaime Rodríguez Calderón siga distraído con su terquedad de ser candidato a la Presidencia los nuevoleoneses seguiremos sufriendo de la inseguridad, los secuestros, las ejecuciones y los levantones seguirán siendo el pan de cada día en Nuevo León.

Jaime Rodríguez engaño vilmente a los ciudadanos que votaron por él, y ese engaño nos costará a todos, y lo único que nos queda por hacer, es esperar a que pase el tiempo, a que se acabe este sexenio, no hay más por hacer, no hay esperanza alguna, ya que los únicos que tienen el poder de poner en orden al mandatario, son los Diputados Locales, y éstos no están interesados en corregir la plana de Jaime, lo están dejando que lleve al Estado a un nivel inimaginable, la esperanza de un Nuevo León mejor ya murió, muchos de los que se creyeron el cuento del “bronco” ya están despertando, pero como dicen, ya qué sirve, si ya estamos en el baile.

Ojalá que esto nos sirva de lección para no andar creyendo en personajes salidos de historietas, y no es que defienda al PRI o al PAN, pero estos como instituciones si había modo de presionarlos para que se pusieran a trabajar, por decir a Rodrigo Medina se le presionó tanto para que combatiera la inseguridad en Nuevo León, que desde el Gobierno Federal le tuvieron que aportar más elementos de la Marina y del Ejército para que hiciera su chamba, ya que fueron estos los que les pusieron las pilas a las instituciones de seguridad del Estado, y en cambio con Jaime no hay poder humano que lo pueda poner a jalar, ya que se escuda en su figura de “independiente” así que mientras tengamos a un mandatario ingobernable, ya valimos madre.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom