ranitidina y cerveza

Luego de que una mujer reportara el robo de su celular a los elementos de Fuerza Civil, la joven Karina Esmeralda Esparza Delgadillo de 18 años, quien había tomado el teléfono de su amiga en su casa, destruyó el chip y por miedo a las autoridades intentó suicidarse.

De acuerdo a lo declarado por la familia de Karina Esmeralda quien tiene su domicilio en la colonia La Alianza en el Municipio de Monterrey, ésta al verse descubierta por la amiga se dirigió a casa de su tío Leonel Esparza y le pidió un cuchillo para pelar papas, sin embargo no se le prestaron porque les pareció sospechoso.

Ante la negativa del cuchillo, fue a domicilio y se tomó 30 pastillas de Ranitidina, acompañadas de cerveza, medicamento con el que pretendía suicidarse al verse descubierta por su amiga por la destrucción del chip del celular.

Al no ver reacción inmediata al tomar las pastillas de Ranitidina y la cerveza, se dirigió a la cocina de casa y tomó un cuchillo, intentando clavárselo en el vientre, sin embargo fue sorprendida por su madre María Delgadillo quien sufrió un desmayo, por lo que la joven desistió de su intento de suicidio.

Al domicilio acudieron paramédicos de la Cruz Verde para la valoración tanto de la joven Karina Esmeralda como de su madre, sin embargo ninguna de las dos aceptó ser traslada a un hospital.

Garza Sada
@GarzaSadaCom

@RegiandoCom