Para algunos tres años pueden parecen poco tiempo, para otros nos pueden parecer una eternidad, en el caso de Jaime Rodríguez Calderón tres años sin hacer nada por Nuevo León es algo grave, ya que este Estado es considerado (al menos hasta el 2015) el motor económico del País, Jaime llegó a la Gubernatura con un sinfín de promesas, hoy por hoy ninguna de ellas a excepción de las populistas que le dieron algunos votos han sido cumplidas, repito, ésto es grave, ya que es increíble como el esfuerzo de Gobiernos, ciudadanos y empresarios se está tirando al caño, poniendo en riesgo el nivel que ha tenido Nuevo León, Jaime pensó que prometiendo lograría ser Presidente de México, los números no mienten, muy pocos creyeron en él, ya que los hechos demostraron que era solo un hablador más, pero ésto es lo de menos, lo que verdaderamente importa es el estancamiento en el cual estamos.

Hoy se cumplen tres eternos años desde que Jaime Rodríguez asumió el poder, y son eternos por el simple hecho que día a día se esperaba que hiciera algo por los nuevoleoneses, lamentablemente sus apariciones han sido solo para crear polémica boba con sus declaraciones, el mandatario ha dejado pasar la gran oportunidad que tenía en sus manos, el demostrar que los partidos políticos no son la única opción, tristemente la figura “independiente” ha quedado en el cajón del desprecio, y ésto quedó demostrado en las pasadas elecciones donde los gallos de Jaime se quedaron sin nada, a excepción del municipio de García, de ahí en más los “independientes” no obtuvieron nada.

Jaime Rodríguez no a querido hacer nada de obra pública, recursos si los hay, lo que no hay son las ganas por mejorar Nuevo León, ésto lo llevará a ser el peor Gobernador en la historia de la época moderna, desbancado la administración gris de Jorge Treviño, quien no pasó de ser perico palo, allegados al Gobernador aseguran que él no ve así las cosas, dicen que lo ven contento por su gran logro, haber sido candidato Presidencial, los nuevoleoneses tendremos que pagar las consecuencias tres años más, mismos que sin ser mago, les aseguro que serán iguales o peores que los primeros tres, ojalá que la próxima mitad del sexenio pase lo más rápido posible para así tener la esperanza de que el próximo Gobernador repare todo el daño causado por Rodríguez Calderón, eso sí seguramente en Nuevo León jamás se volverá a votar por un “independiente” para la Gubernatura.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom