Pobre del candidato al Senado por el PAN, Víctor Fuentes, que por más que intenta tener un poco de “gracia” para caer en la gracia del electorado y quien se la pasa prometiendo cosas inalcanzables, no ha podido prender su campaña, el error que cometió fue al inicio de ésta, ya que se le ocurrió primero prometer la construcción de un nuevo estadio para los Tigres, para luego de darse cuenta de las críticas vertidas hacia a él, se nombró promotor de dicha causa, cosa que no impactó en nada, ya que para ser promotor cualquiera puede ser, quiso alardear por medio de sus achichincles que gracias a él se haría el estadio nuevo, cosa que no le pegó entre la raza tigre, ya que no son ignorantes en el tema y saben perfecto que un Senador NO puede traer recursos para hacer un estadio, ya que los Senadores NO deciden a dónde van a parar los recursos, lo único que pueden hacer es determinar de dónde se tomarán los recursos a repartir, Víctor piensa que la ciudadanía es ignorante, cree que con prometer cosas se ganará el voto de la gente, aquí, lo que se debe de “vender” es la integridad de la persona, para que pueda conseguir el voto ciudadano, cosa que será muy difícil para él.

Otro que tampoco prende su campaña es el independiente por la Alcaldía de Juárez, Américo Garza Salinas, ni aún regalando tamales de frijolitos la raza se fija en él, sus eventos lucen desganados, tristes y sin gente, y es que la estrategia de criticar a la actual administración no le ha funcionado, la poca gente que asiste a sus mini mítines se quedan esperado escuchar las propuestas, la ciudadanía está cansada del odio y del rencor, es por eso que Américo debe de ponerse a pensar un poquito y arrastrar lápiz para crear PROPUESTAS reales y factibles para la comunidad de Juárez, Nuevo León.

Al que le está yendo muy mal es a Fernando Adame Doria, candidato del PAN por la Alcaldía de Linares, la gente ya está cansada de sus mismas promesas de siempre, y que viene dando desde la primera vez que fue Alcalde por ese municipio, ya ha sido edil en dos ocasiones y los ciudadanos ya no le creen, otra cosa que le está afectando a Adame Doria, es la actitud con la que trata a la gente que asiste a sus eventos, ya que en redes sociales lo tachan de obstinado, soberbio, grosero y prepotente, su actual actitud tiene una causa y se llama, edad, y es que los años sí pesan, es algo natural que en algún momento a todos nos pasará, creo que Fernando ya tuvo su época de abundancia, ya ven todos esos escándalos que decían que tuvo por estafar a varios campesinos con préstamos ya es momento de que se vaya a descansar a su nuevo rancho de mil 500 hectáreas que adquirió, no tiene caso que siga en busca de la silla municipal que para lo único que le sirve es para acomodar a sus más cercanos amigos y familiares.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom