Más que mal la están pasando los candidatos a la Alcaldía de Juárez, me refiero al candidato independiente Américo Garza Salinas y la abanderada de Nueva Alianza, Mirtha Garza de Ambriz, y es que ninguno de los dos a podido levantar sus respectivas campañas, por un lado a Américo “tamales” Garza la mayoría de la gente se le fue debido a su mal carácter y a su mala paga, según me cuentan que el independiente les estaba pagando 1,000 pesos por semana a los jóvenes y señoras que le servían de acarreados para llenar sus mítines, pero solo las primeras tres semanas cumplió en forma y tiempo, pero después ya no cumplió con su compromiso, por lo que obviamente la gente se le fue.

Es claro que ya no quizo inyectarle más recursos a su campaña, es más, Américo en sus redes sociales promociona “panorámicos digitales” si así como lo lee, dice que es estos son para no gastar el dinero de la ciudadanía, cosa que si así fuera hubiera renunciado a la candidatura desde un principio ya que sabe que no tiene probabilidades de ganar, por lo tanto los recursos de nosotros los ciudadanos sí los ha gastado, la verdad esto es un pretexto muy bobo para justificar que no quiere gastar en espectaculares, además la publicidad en las rutas urbanas suele en ocasiones ser más cara, y en muchas rutas de Juárez se ven camiones rotulados con su imagen, así que ese choro nadie se lo cree.

Por la parte de la esposa del panista y ex Alcalde, Rodolfo Ambriz, Mirtha Garza no se le ve nada de ganas a su campaña, los que la conocen dicen que esa candidatura es meramente un capricho del esposo, ya que deseaba ver a su señora en espectaculares, es por eso que Mirtha acude solo a algunas calles a visitar a vecinos, que no está contenta con su papel de candidata, ya que no le gusta el Spotlight, también dicen que la señora de Ambriz acabando la campaña se irá a un crucero de un mes por toda Europa, esto como premio de su marido por su esfuerzo de aguantar de ser la piedrita y cadillito de los candidatos a la Alcaldía de Juárez, pero no piense que por picuda y entrona en sus propuestas, no señor, ya que con solo su presencia no solo molesta a los candidatos, sino también a la ciudadanía, ya que el mal trabajo de su marido y la falta de atención al municipio generaron el desprecio de los juarences por el matrimonio Ambriz.

En Apodaca pasó lo contrario con el candidato panista, Adrián González, ya que su señora esposa Myrna Baho, es quien lo obligó a ser candidato, ya que como dicen, ella es la buena del biyuyo, cercanos al panista aseguran que él no es feliz de andar entre la gente, ya que su señora lo obliga a hacer campaña, y si vemos las imágenes que publica en sus redes sociales se nota una gran distancia entre Adrián y los ciudadanos, a excepción de algunos casos, ya que con sus amigos y conocidos sí se le ve más pegado con ellos, y es que es entendible, ya que Adrián es un empresario y no está acostumbrado a convivir con personas que no son de su nivel socioeconómico, palabras de sus amigos.

Es una pena ver a personas que son obligadas a ser candidatos por sus parejas, desde mi punto de vista eso es violencia doméstica, se que ésta mala práctica se vive en otros municipios, y se está volviendo muy común hoy en día, ojalá que se pueda legislar una Ley que proteja a las mujeres y hombres a ser obligados por sus parejas a ser candidatos, para así evitar la violencia política-doméstica.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom