panistas votando

Tras la derrota de los verdaderos panistas de Nuevo León, se prevé que las candidaturas independientes serán el camino a seguir, ya que fundar otro partido resultaría complicado, mientras tanto los verdaderos panistas esperaran tranquilos el derrumbe de este partido, ya que siendo la tercera fuerza en el Estado será cuestión de esperar tres años para ver cómo se va hasta el sótano electoral, y será ahí donde pueda existir una posible intervención para poderle resucitar.

Es muy claro que los intereses de los nuevos panistas son muy diferentes a los de los verdaderos panistas, ya que los nuevos solo se conforman con seguir mangoneando a sus partidarios, es decir, controlar al PAN, dejando a un lado los intereses por conservar las Presidencias Municipales y obviamente la Gubernatura.

En fin, dentro de tres años estaremos viendo las consecuencias de haber dejado que los nuevos panistas secuestraran al PAN, es más, hasta pareciera que es un acuerdo para dejar fuera de la jugada política a este partido, esto es algo que no hay que descartar, después de ver cómo Jaime Rodríguez Calderón ganara en los bastiones panistas.

Por lo pronto Mauris Guerra Villarreal será el nuevo dirigente estatal del PAN, y no es por echarle sal a la herida, pero la oleada de renuncias será tan grande que Mauris tendrá poca chamba, ya que serán muy pocos los panistas que tendrá que pastorear.

Las malas lenguas aseguran que el partido será más liberal y dejarán atrás las actitudes conservadoras del viejo panismo, con esto dando entrada a ideas más abiertas en todos los sentidos, ya veremos qué tan liberales se convierten los nuevos panistas, a ver si no lo convierten en un club privado.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom