Mucho se ha hablado en los últimos años del famoso Cronovisor, que era utilizado por el Vaticano para observar eventos del pasado, y aunque algunos afirman que nunca existió, la Santa Sede lanzó una advertencia en donde indicaba que todo aquel que utilizara ese instrumento para viajar al pasado, sería excomulgado.

Sin embargo científicos afirman que el Cronovisor sí existe o existió, la polémica por el famoso instrumento para viajar y observar el pasado se da desde que H. G. Wells escribió la novela “The Time Machine”, muchas personas han quedado fascinadas por la idea de viajar en el tiempo, incluso la Física Teórica sueña con la posibilidad de hacer que funcione algún día. Todo lo relacionado con el viaje en el tiempo de hoy está relacionado con la ciencia ficción, o al menos así parece.

Pero curiosamente el pasado 2 de mayo de 1972, un periódico italiano sorprendió al mundo cuando publicaron un artículo con un titular provocativo: “Una máquina que fotografía el pasado finalmente se ha inventado”.

El Cronovisor fue construido en la década de 1950 por un equipo de 12 científicos dirigidos por el padre Alfredo Pellegrino María Ernetti, un físico italiano que eventualmente se convirtió en sacerdote y algunos creen que el equipo recibió la ayuda importante del premio Nobel Enrico Fermi y el famoso científico de cohetes Wernher von Braun, así mismo trabajó en a construcción del Cronovisor el sacerdote Agostino Gemelli.

De acuerdo a los científicos el Cronovisor es un objeto relativamente pequeño que está equipado con una serie de antenas y está compuesto enteramente de aleaciones de metales preciosos, tubos de cátodo, algunos diales y palancas.

Los informes del Padre Ernetti sugieren que quienquiera que utilice el dispositivo es capaz de capturar y registrar lugares específicos, eventos importantes y seguir en la historia a personas notables.

Incluso se dice que en las condiciones perfectas, el dispositivo ofrece a su usuario la capacidad de prever lo que iba a suceder en un futuro próximo, sin embargo, el padre Ernetti siguió siendo reservado e indicó que él no era libre de revelar más detalles sobre el Cronovisor.

El padre Ernetti no obstante reveló que el Cronovisor trabajó procesando la radiación electromagnética residual que quedan por numerosos procesos y que puedo presenciar importantes acontecimientos históricos, como la crucifixión de Cristo, de la cual tomó la siguientes fotografía:

El padre Ernetti reveló que gracias a esta invención había logrado presenciar la destrucción de Sodoma y Gomorra, y otros acontecimientos históricos importantes como la fundación de Roma en 753 a.C.. Además, gracias al Cronovisor, el padre Ernetti pudo recomponer la obra desaparecida “Tiestes”, escrita por Ennio Quinto y representada en Roma en 169 a.C. en su versión original, y el texto original de las dos tablas de piedra escritas por Dios en Éxodo 24:12, que fueron dados a Moisés en el Monte Sinaí, aparte de presenciar a gente como Napoleón, el filósofo romano Cicerón y otros grandes y trascendentales episodios históricos y bíblicos.

El sacerdote francés François Charles Antoine Brune fue uno de los primeros en enterarse del Cronovisor, quien conoció al padre Ernetti en la década de los 60´s, cuando viajó por el Gran Canal de Venecia, los dos eran expertos en las lenguas antiguas y cuando comenzaron a platicar sobre la Biblia y sus secretos, así comenzó su amistad y luego le fue presentado el Cronovisor.

El Padre Brune estaba muy intrigado cuando el padre Ernetti le reveló que había una máquina que podía responder a todas las preguntas relacionadas con la Biblia.

Fue entonces que el Padre François le preguntó por la Máquina, el Padre Ernetti describió el Cronovisor, diciendo que era un dispositivo que funcionaba como un televisor, pero en lugar de recibir transmisiones de estaciones locales, el Cronovisor podia sintonizar el pasado y permitir al espectador “Ver y oír” acontecimientos que habían ocurrido siglos antes.

Afirmando Ernetti a Brune que la máquina funcionaba detectando imágenes y sonidos que la humanidad había “creado” y que estaban “flotando” en el espacio.

Sin embargo este intrigante dispositivo y el proyecto detrás de él fueron cancelados por el Vaticano pero no destruidos. Algunos creen que el Cronovisor se encuentra en algún lugar del Vaticano, escondido en una de las muchas cámaras, escondido de la sociedad, ya que si caía en manos equivocadas podría crear la más espantosa dictadura que el mundo jamás haya visto.

Pero curiosamente antes de que el padre Ernetti muriera en abril de 1994, escribió una carta en la que insistió que el artefacto era real y no era un engaño como muchos creían, además que afirmó que el Cronovisor estaba en manos del Vaticano, sin embargo han afirmado que la Santa Sede facilitó el aparto a la CIA y que se encuentra en poder de ellos.

También dijo en su carta que el Papa Pío XII le había prohibido revelar cualquier detalle sobre este dispositivo porque la máquina era muy peligrosa, ya que mencionó que el Cronovisor contenía la libertad del hombre.

En el año de 1988, el Vaticano emitió un decreto en el que advirtió que “cualquiera que use el Cronovisor sería excomulgado”.

Entonces los científicos y muchas personas se preguntan, si afirma el Vaticano que el Cronovisor nunca existió, entonces ¿Por qué advertir que si era usado serían excomulgados?

Regiando
@RegiandoCom