GoogleEl gigante de internet Google abrió hoy una ventana al interior de sus enigmáticos centros de datos, el corazón de la compañía donde se alojan físicamente los correos de Gmail, los videos de YouTube y su omnipresente motor de búsqueda.

Esos almacenes de información de alta seguridad, celosos de su intimidad como un convento de clausura, se exhiben desde hoy a través de su página web “Centro de datos” donde los cables, los chips y los sistemas de ventilación se exponen a todo color y en formato interactivo.

El inusual gesto de la empresa, primera del sector en ofrecer un detallado “tour” virtual por sus “tripas” tecnológicas, responde a un “paso más” de Google hacia la transparencia de sus centros de datos.

Bien es cierto que esta decisión llegó en un momento en el que la compañía está sumida en un cambio de ciclo operativo de sus instalaciones.

En Google la “privacidad y seguridad” son su principal prioridad, pero en ésta ocasión abre sus puertas virtualmente, mostrando a sus millones de usuarios y empresas,  su infraestructura que se mantenía en exclusivo secreto, para darles mayor confianza en cuanto a la privacidad de sus datos sin pensarlo dos veces.

Ya que muy poca gente ha entrado al Centro de Datos de Google, por encontrarse bajo estrecha vigilancia,  la “nube” como es llamada la infraestructura, consume alrededor del 1,5 por ciento de la energía mundial porque requieren una gran cantidad de electricidad para sus ordenadores y los sistemas de refrigeración.

Desde que Google se constituyó como empresa en 1998, ha instalado más de 1 millón de servidores (rebasó esa marca en 2008). Solo en el centro de datos de Lenoir, en Carolina del Norte hay actualmente casi 50.000 servidores operativos.

Para ahorrar costes y enfriar eficazmente las naves llenas de ordenadores a pleno rendimiento, Google empezó a usar sistemas por los que corre agua de canalizaciones (Bélgica) o del mar (Finlandia), por citar dos ejemplos.

Actualmente, Google cuenta con 8 centros de datos, 6 de ellos en EE.UU. y dos en Europa, unas estructuras de película futurista con complejas redes de cañerías con los colores de la empresa y filas interminables de procesadores.

Un curioso recorrido puerta por puerta, desde los despachos hasta la inaccesible planta donde laten los ordenadores que dan vida a Google y que, en un guiño al mundo de la ciencia ficción, custodia la figura de un soldado imperial de la saga “Star Wars”.

Dale click aquí, para que visites virtualmente el Centro de Datos Google

Regiando