Los hombres pueden hacer mil cosas para pedirle matrimonio a su amada, pero algunos exceden para ser originales.

Tal es el caso de Alexey Byvok, de 30 años de edad, quien es un empresario ruso que fingió su muerte en un accidente para probar si su novia lo amaba y luego ‘revivir’ pidiéndole que se casara con él.

El empresario ruso planeó todo con tiempo, así se encargó de contratar a un director, también a un guionista, actores y hasta maquillistas para darle realidad a la escena.

Alexey actuó que había sufrido un accidente automovilístico, donde al llegar su novia al lugar de los hechos, un actor le informó que el joven había muerto.

La joven llora por la muerte de su novio, sin embargo de pronto la mujer queda asombrada porque su pareja sale de la ambulancia con un globo y flores.

Ella se sorprende y se molesta por la mala broma, él la persigue, se hinca y le pide que se casa con él. La muchacha rompe en llanto, lo abraza y acepta la romántica propuesta.

El tema fue tendencia en las redes sociales, y ya la pareja es conocida en todo el mundo por esa macabra pero romántica broma que desencadenó que se casaran hace unos días.

Aquí el video:

Gonzalitos