SanmiguelLos munícipes recién desempacados tienen la oportunidad de callar bocas o de provocar las peores críticas, éste es el mejor momento para toda administración, para poder indicar cuál será el camino durante los tres próximos años, las decisiones que tomen en cuestión de seguridad y en materia económica, serán la base de su futuro.

Algunos alcaldes han decidido quedarse con los antiguos jefes policiacos y así evitarse la pena de nuevos ataques de la delincuencia organizada, para obligar a éstos a trabajar con algún cártel, todo indica que es la mejor opción y así darle seguimiento, y continuidad a los programas de seguridad.

Ojalá que realmente se pueda llegar a un estado de tranquilidad, porque ya nos lo merecemos, esperamos que los alcaldes cumplan lo prometido y no solo estén para dar un chapulinazo a otro puesto, cada uno de los ediles tiene la llave al cielo o al infierno, y en ellos dejamos nuestro futuro.

Diego de Montemayor