icvEl día de ayer acompañé a un amigo al Instituto de Control Vehicular, específicamente a la delegación que está ubicada en Plaza Las Tenerías en San Nicolás, me pidió que lo acompañara ya que él ignoraba cómo hacer los trámites en esa dependencia estatal, mi amigo por problemas de salud había dejado de trabajar algunos años, por lo tanto tenía bastante tiempo que no había pagado los impuestos vehiculares, y su auto ya estaba dado de baja según la página de Internet del ICV.

Mi amigo ya mejorado de salud consiguió un trabajo, y consiguió que le autorizaran un préstamo en el mismo para poder liquidar su adeudo con el ICV, ya que necesitaba trasladarse en su automóvil para ir a trabajar, pero no sabía realmente cuánta era su deuda y ocupaba conocer el estado de cuenta para poder solicitar el préstamo.

Mi amigo llevaba todo lo necesario para demostrar que él es el propietario del automóvil, pero en la delegación se negaron a darle el estado de cuenta del adeudo, argumentando que solo se lo darían al liquidar en ese momento, le explicamos a la señorita que nos atendió cuál era la situación, y el por qué queríamos y necesitábamos conocer el estado de cuenta, tuve que hablar con el delegado del lugar el cual se la pasó platicando por WhatsApp todo el tiempo en el cual le explicábamos lo que necesitábamos, a lo cual solo accedió a darnos el monto total de la deuda.

Después de rogarles, nos entregaron un papel recortado solo con la cantidad total del adeudo, el cual incluye multas municipales por la cantidad de mil 299 pesos, a lo que mi amigo pidió saber qué multas son y de dónde, ya que él asegura nunca haber cometido ninguna falta vial, y de nueva cuenta el encargado de nombre Ángel Maldonado Ramírez, se negó a dar el estado de cuenta del vehículo en cuestión argumentando que se tenía que hacer el trámite de pago para poder saber el detalle del adeudo.

No entiendo cuál es la intención del ICV al poner trabas a los automovilistas para poder pagar los adeudos pendientes, por qué negarse a entregar el estado de cuenta, qué esconden, qué malas intenciones hay debajo de esa negación, realmente a la única conclusión que llego es que están metiendo “caballazos” como se dice cuando en las cuentas de bares y restaurantes te quieren cobrar un consumo que no hiciste, el delegado quería que se pagara y después se le entregaba el estado de cuenta total, lo cual es estúpido, para resumir lo sucedido con mi amigo, él decido pedir el préstamo el cual le llegará en unos días más.

Aquí quedó claro que van a llevarse su tajada de multas fantasmas y adeudos que tal vez el ciudadano no tiene, y ya pagadas ni cómo reclamar, no cabe duda que los del Gobierno de Nuevo León y Rodrigo Medina adelantaron el “Año de Hidalgo” como dicen que actúan los priístas, robar, juntar, inventar y todo para ganar la carrera del acarreo para sus bolsillos, bola de sinvergüenzas que no tienen llenadera ni descaro, no se conformaron en el ICV con la millonada de las placas de a kilo y de todas las obras mal hechas por todo el Estado.

Concluyo con la afirmación de que el Instituto de Control Vehicular sigue trabajando con la misma ineptitud de cuando estaba Pedro Morales Somohano al mando, y digo esto porque su actual titular Juan Ernesto Sandoval Villarreal juró y perjuró que las cosas iban a cambiar, que se trabajaría con mucha transparencia y al parecer no lo ha logrado.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

3 COMENTARIOS