Ante la llegada inminente del 21 de diciembre, la cuenta regresiva ha comenzado para “El fin del mundo” o los “Tres días de oscuridad” en donde miles de familias de todo el mundo se preparan para cualquier catástrofe que pudiera ocurrir.

Existen grupos de personas que se han preparado toda su vida para lo que ellos llaman “la preparación para el fin de la humanidad”, esto es conocido como “Movimiento Prepper”, llamado así a un conjunto de individuos que orientan su vida al constante estado de alerta ante cualquier catástrofe.

Construyendo por miedo a lo desconocido, casas con sistemas de vigilancia, almacenan infinidad de comida enlatada y conservas, armas y municiones, bunkers subterráneos a donde sólo tienen acceso ellos mismos.

En Estados Unidos donde la angustia apocalíptica crece, ante una serie de confusiones con declaraciones de la NASA y de su Gobierno, un gran número de familias ya están preparadas para recibir las predicciones Mayas.

Sin embargo el “Movimiento Prepper” no es exclusivo de Estados Unidos, ya que otras partes del mundo como Perú, existen familias que han contruído sus propios bunkers, preparados con armas, comida y agua ya dicen no sólo Los Mayas, han pronosticado el fin de todo ser vivo, no pueden equivocarse ya que están también las profecías de Nostradamus y las de Fátima.

En China varios comercios han puesto a la venta refugios, equipados con tanques de oxígeno, alimentos y suministros de agua. Tiene cinturones de seguridad especiales para mantener seguros a sus inquilinos durante una tormenta.

Llamado también el “Arca de Noe”, ya que según cuenta es capaz de flotar en el mar y resistir olas de gran tamaño, así como fuertes terremotos, tiene un precio aproximado de 160,000 dólares, y ante la llegada del fin del mundo se han agotado.

En Bolivia la psicosis la han agitado fundamentalmente los canales de televisión, en algunos de cuyos espacios se daban recomendaciones de cómo ponerse a salvo, qué regiones del país son las más seguras y qué llevar consigo.

La mayoría de los pobladores de Bolivia ya están preparados con víveres, agua, medicinas y artículos de acampar, para esperar la gran catástrofe de la humanidad, cavando hoyos para almacenar alimentos para evitar el robo después de que pase lo inevitable.

En Rusia, las velas y los cerillos son difíciles de conseguir y si así lo hiciera están a precios elevados, ya que son unos de los artículos mas socorridos por la población para recibir los “Tres días de oscuridad”, además de esconder alimentos y agua para evitar el saqueo.

Sin embargo muchos pobladores de diferentes partes del mundo, están a la expectativa de el nuevo cambio venidero, entre ceremonias e incredulidad, un gran número de personas se mantiene en silencio sin emitir palabra alguna sobre si sucederá o no el “Fin del Mundo”.

Al final de cuentas usted tiene la última palabra.

Gonzalitos

2 COMENTARIOS