Los reacomodos que se están dando en el Congreso de Nuevo León no dejan de sorprendernos, en algunos casos vemos que la obsesión por llegar rebasa los límites del entendimiento y de la moral, como en el caso del panista Arturo “El Ahuevo” Salinas.

Como es bien sabido, Arturo no ganó la elección para reelegirse por la vía de mayoría relativa, es decir perdió por falta de votos. Salinas tampoco llegó al Congreso por la vía Plurinominal en dos oportunidades, ni por estar en la lista de pluris, ni tampoco pudo colarse como mejor perdedor. Pero de repente el Tribunal Estatal Electoral había decidido darle a Arturo la oportunidad de ser parte de la nueva Legislatura, esto peleando estar en la lista de los mejores perdedores, pero para su mala suerte de gato negro la Sala Regional Monterrey del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación echó a tierra el acuerdo del TEE, en el cual había dado dos diputaciones de representación proporcional al PAN y al PRI, dejando de nueva cuenta al panista sin la posibilidad de tener otros tres años como Diputado Local.

Sin embargo, Arturo Salinas hoy bautizado como “El Ahuevo” ha peleado su último caso para entrar a la fuerza al Congreso de Nuevo León, y eso no es todo, ya que de no resultar favorecido por la Sala Superior del TEPJF, Arturo “El Ahuevo” Salinas buscaría entrar como Legislador suplente del sampetrino Américo Ferrara quien llega por la vía plurinominal.

En los pasillos panistas se dice que el plan maquiavélico es que Américo llegue y a los dos meses pida licencia y así entraría al quite Arturo Salinas, claro que este tiempo le serviría para tomarse unas mega vacaciones. Sin embargo, Américo Ferrara no es nada dejado y está amachado a su curul (y con toda la razón del mundo, se lo merece después de tantos años de trabajo por el PAN) y dicen que ya se negó rotundamente. La verdad sea dicha, no era para menos, este panista se merece ser ya Diputado, ha entregado mucho de su tiempo al partido en San Pedro.

Y bueno, hoy el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación podría darle a Arturo Salinas una reanimación cardiaca, ya que existe la posibilidad de que revoque la sentencia de la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y es donde “El Ahuevo” Salinas podría colarse de nueva cuenta y así llegar casi casi a arrastras al Congreso de Nuevo León.

Pero que esto no se le olvide a la ciudadanía, y que él vaya aprendiendo que cuando la gente no te quiere, pues no te quiere, y para la política también hay que tener dignidad.

Diego de Montemayor
@DiegoMCom

@RegiandoCom