Luego de haber recibido la notificación de la perdida de custodia de sus tres pequeños hijos, una mujer decide envenenarlos, así como también al abuelo de éstos, luego se suicida, esto en la Ciudad de México.

De acuerdo a los informes de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, dio a conocer que en el interior del domicilio de la mujer de nombre Mireya Agraz Cortés de 38 años, ubicado en la zona de San Jerónimo Lídice, de la delegación Magdalena Contreras, encontraron tres cuerpos sin vida de los hijos de ésta, las gemelas de 6 años y  un niño de 10 años, así como el cuerpo del abuelo de los menores y el de ella que se suicidó.

Además de las personas fallecidas, se encontraba la abuela de nombre Rosa María de 68 años, sin embargo ésta se encontraba con vida y fue trasladada inconsciente a un hospital para su atención.

Peritos de la Procuraduría, localizaron en el interior de la recámara en donde fueron encontrados los cuerpos de los niños envenenados, un recado póstumo que dejó la madre antes de suicidarse, en el que explicaba que la decisión que tomó fue porque se encontraba deprimida y no quería perder a sus hijos.

El hallazgo se realizó gracias a que la empleada doméstica hiciera el hallazgo de los cadáveres, y fue entonces que avisó al padre de los pequeños pidió la intervención de las autoridades, explicando que él no había podido tener contacto con sus hijos, dando a conocer a las autoridades que su ex esposa había perdido la custodia de los niños, luego de que éste pidiera un examen psicológico que comprobó que Mireya no era apta para cuidar a los menores.

La Procuraduría de la Cuidad de México espera que se recupere la abuela de los niños y pueda dar su declaración formal de cómo sucedieron los hechos, ya que lo único que les indicó fue que Mireya les dio una pastillas diciéndoles que era un medicamento, que ella vio que todos lo tomaron, y que minutos después de ella haberlo tomado perdió el conocimiento.

Regiando
@RegiandoCom