Medios de comunicación internacionales han difundido que se cree que en Tampico, Tamaulipas, existe una fuerza sobrenatural que protege a la región de huracanes.

La mayoría de la población tampiqueña, cuando la prensa les pregunta acerca de los extraterrestres, no duda en afirmar que estos seres protegen a la región y sus habitantes de la devastadora fuerza de los huracanes.

Mencionan que cuando los huracanes avanzan hacia sus costas, los seres de otro mundo detienen repentinamente su marcha y cambian misteriosamente su rumbo, incluso hay habitantes que afirman haber visto todo tipo de objetos voladores y luces no identificadas.

Los avistamientos del fenómeno OVNI en Tampico con frecuencia han sido reportados a las autoridades, afirman que objetos no identificados surcan los cielos de la ciudad, algunos lugareños sostienen abiertamente que a unos 40 kilómetros de la costa, existe una gran base alienígena submarina, y que entran y salen naves de distintas fisonomías, mayormente triangulares y circulares.

Afirman que no siempre Tampico estuvo protegida, ya que en épocas pasadas los huracanes devastaban la ciudad, como en 1955 cuando el huracán Hilda inundó tres cuartas partes del territorio y dejó a más de 20 mil personas sin casa, y todo porque aún no existía la base extraterrestre, así lo cuenta Fernando Alonso Gallardo de 72 años, quien es ingeniero civil, empresario, ex teniente y jubilado de PEMEX.

Hasta que un buen día los huracanes nunca más volvieron a soplar sobre tierras de Tampico. Corrían los primeros años de la década de 1970, cuando un ignoto trabajador del Distrito Federal llegó hasta la ciudad para contar a los cuatro vientos que los extraterrestres lo habían contactado con un claro mensaje: estaban allí protegiendo a la región, no sólo de huracanes, sino también de cualquier otra amenaza al territorio.

No es con el afán de proteger la ciudad, es con el afán de proteger la ciudad donde ellos viven, porque encontraron una forma de poder estar ahí“, sostiene Don Alonso, que tuvo su primer avistamiento en 1983; era un disco de luces amarillas con un diámetro de 60 metros.

La última ocasión en que un huracán desvió repentinamente su marcha hacia Tampico, fue en 2013.

Gonzalitos
@GonzalitosCom

@RegiandoCom

2 COMENTARIOS