Farías
Buena la que le aplicaron al hoy ex Regidor Luis Farías González, del Partido Cruzada Ciudadana, la pretensión de este era regresar a su antiguo puesto de Regidor en el Ayuntamiento de Monterrey, y el encargado de bloquearlo fue su propio suplente Román Eduardo Cantú Aguillén.

Con justa razón el hoy Regidor Cantú Aguillén pidió la eliminación de la solicitud que Luis Farías había pedido al Cabildo para poder regresar.

Román Cantú leyó ante el Cabildo Regio, “Solicitando de la manera más atenta que se someta a votación la suspensión del licenciado Luis Servando Farías González por abandono de cargo, lo anterior en base a que la licencia que le fuera otorgada por el Ayuntamiento y ratificada en el Congreso del Estado fue por un lapso de 120 días, iniciando el día 17 de marzo del 2012, para fenecer el 15 de julio del mismo año, sin que hubiese presentado documento alguno para justificar su ausencia”.

Luis Farías pensaba que podía regresar cuando el quisiera, pero se equivocó, el ser Regidor no es un juego, no es hoy quiero y mañana no, las cosas no son así, él se arriesgó para ganar una Diputación Local y perdió, así que a aguantarse y a picar piedra en otra administración porque esta, ya está cerrando sus puertas.

Pero eso no es todo, porque el señor Luis Farías dice que se siente muy traicionado por su ahora ex amigo Román Eduardo Cantú Aguillén, quien podría pensarse hizo las cosas lo más correctamente posible.

Ojalá le sirva de lección a Luis Farías y a otros que intenten chapulinear y fracasar para luego querer recuperar lo que dejaron atrás.

Bernardo Reyes