cabildo
Luis Farías González se salió con la suya, él se aferró al huesito y dijo “nadie me lo quita“, y así fue, el Ayuntamiento de Monterrey aprobó el regreso del hoy de nuevo Regidor.

El que está súper encabritado por el regreso de Farías González es el suplente Román Cantú Aguillén, quien manifestó su inconformidad ante la Comisión de Honor y Justicia del Cabildo regio.

Román Cantú dijo: “ No estoy conforme (con el regreso de Farías) porque realmente es un abandono de funciones de parte de él que desde el 15 de julio se debió haber reincorporado a sus funciones, yo me cansé de tratar de localizarlo, lo busqué en el domicilio que tiene señalado como sede del partido, le marqué a sus celulares y nunca me contestó. Espero en un momento dado solicitar al Congreso una suspensión porque insisto, él incurrió en faltas en sesiones ordinarias, extraordinarias y solemnes y no dio ninguna justificación”.

No sé en qué se basó el Cabildo de Monterrey para permitir que el dirigente del Partido Cruzada Ciudadana pudiera regresar como si nada hubiera pasado, ya que eran muy claros los motivos por los que su suplente estaba peleando el puesto de Regidor, ya que Luis Farías había incurrido en el abandono de funciones.

Pero bueno, ojalá le hagan caso a Román en Congreso del Estado, porque si no pasa nada quiere decir que no existe un respeto por las leyes.

Bernardo Reyes